viernes, 27 de abril de 2018

"País…"



Últimamente leo mucho en quienes sigo el "larriano" y quizás "forgiano" concepto de "país" aplicado a las muchas basuras de todo tipo que nos rodean. 

"Éste es un país de…"
"Éste no es país para…"

Creo que toda generalización es odiosa. 

En estos casos a veces me da por releer las descripciones de la España de "El Quijote" o las primeras palabras de "Los Cuentos de la Alhambra" y veo lo poco y lo mucho que hemos cambiado. Quizás no hayamos mejorado lo suficiente o no hayamos sabido limpiar nuestra basura, la de la corrupción y la de las cunetas, la del desempleo y la del sobresueldo, o nos hayamos dejado sobornar por Europa para ser "un país para…" pero me niego a pensar en conceptos como "es país de…" o "no es país de…"

Seamos lo que seamos, somos el 53 país del mundo en superficie, más que Suecia, Japón, Italia, Alemania o Reino Unido.

Somos el quinto país de Europa en número de habitantes y el 30 del mundo, más que Argentina, Canadá o Australia, y si nos ceñimos a la zona habitada, y aún sin contar con el peso del turismo, uno de los de más densidad de población.

Somos uno de los países con mayor esperanza de vida, y de menor natalidad y quizás ese envejecimiento sí que tenga mucho que ver con esa sensación negativa que nos invade.

¿Es cualquier otro país mejor que éste?

A mi me gusta creer que no, sin negar que también éste se puede mejorar, y mucho, que podemos producir menos basura y retirar y reciclar la existente, que podemos hacernos oír y que se pueden mejorar cosas, y que la lícita indignación, el pasado y el asco no deben cegar la visión de la dignidad, del futuro y de la belleza.