miércoles, 31 de enero de 2018

De premios y gremios

Imagen de Pixabay.com - CC0 Creative Commons- Gratis para usos comerciales - No es necesario reconocimiento


Me prodigo poco.

Mucho ha llovido - y nevado - desde noviembre.

Ya todo consiste hoy en leer en redes, Twitter o Facebook, a veces sólo el título, compartir o no, si hay tiempo comentar, si la cosa se alarga, una o dos veces, y pasar a otro tema.

Tiene que pasar que uno se encuentre en casa con gripe un par de días para que tenga tiempo de leer o escribir para sí.

Y esto leí hoy, curiosamente en un página dedicada a la vida sin gluten: "La enfermedad de estar ocupado"

Y después de una semana y un fin de semana muy ocupados y de un inicio de semana enfermo me he puesto a pensar en premios.

En premios y gremios.

MIS PREMIOS

Alguna vez he hablado de premios por aquí. Y resulta que este viernes recibí, o mejor no, pues no pude, estaba muy ocupado, o mejor recibimos, pues el premio era para mis alumnos de 4º de ESO del curso pasado, y en realidad tampoco, pues el premio al fin y al cabo va para mi centro, el IES El Rincón, pues contenía un vale para material escolar,…

Bueno, por resumir, este viernes "recibí" un Accésit en la XXIV Edición de los Premios de Pintura DEAC La Regenta.



En realidad me siento igual que si me lo hubiesen dado en mano, pues aunque no esté en esa imagen sí que conservo la imagen del día que mis alumnos pintaron ese cuadro en el Taller de la Regenta:



Fue hace 10 meses, a poco de contactar con quienes curiosamente estaba yo en el momento de la entrega del premio, las ponentes de la II Jornada "Educación y Artes Visuales" de mi asociación Arcúvica, que precisamente se realizaba al día siguiente en La RegentaLuz Beloso, MªJosé Soto y Ángeles Saura, docentes con un largo currículo de premios a sus espaldas, y por qué no decirlo, frente a ellas, pues seguirán recibiéndolos.

Intenté llevarlas a ver la entrega de Premios, pero el tiempo es el tiempo, y no llegamos a verla, aunque sí a los alumnos que aún estaban por allí, porque no sólo estaban allí por los premios, ese día se inauguraba la exposición "OBJETIVOS" con fotografías del alumnado del IES El Rincón y del IES Primero de Mayo, coordinados, impulsados, motivados por sus profesores Natalia y David. Supongo que ver allí sus nombres y sus fotografías expuestos constituyó también un buen premio para ellos, bastaba ser sus caras, y sus móviles y mensajes de aquél día:



Pero bueno, ya me he vuelto a ir… debe ser el tiempo sin escribir… la gripe… o lo complejo que es el tema de los Premios y la Educación. O simple, porque quizás en su concesión, difusión y disgregación haya una simpleza que asusta.

PREMIOS NACIONALES



Porque miren, justo ayer u hoy, creo, el Rey Felipe VI concedía la Orden del Toisón de Oro a su hija Leonor. Independientemente de otras consideraciones es una distinción que desde 1429 ciertos nobles y reyes conceden, por simplificar, a quien les da la gana. Fácil de entender.

Mirando en Wikipedia las órdenes, medallas y condecoraciones que se conceden en España resulta que las hay militares, civiles, y entre ellas para Justicia, Cultura y Sociedad, Asuntos sociales, Seguridad, hasta Socioeconomía y luego incluso de Comunidades autónomas, con sus categorías también, pero…

De Educación sólo encontré dos que la mencionen, la orden Civil de Alfonso X el Sabio, que abarca    "los méritos contraídos en los campos de la educación, la ciencia, la cultura, la docencia y la investigación" y la Medalla al Mérito en la Investigación y en la Educación Universitaria. 

No es mucho, y más si cuando miro los condecorados en 2017 con la orden civil de Alfonso X el Sabio me encuentro a: 

José Joaquín de Ysasi-Ysasmendi Adaro, Gustavo Torner de la Fuente, Marianne Thyssen, Gil Carlos Rodríguez Iglesias, Renzo Piano, Hermann Parzinger, Soledad Lorenzo García, Carmen Laffón de la Escosura, Alicia Koplowitz Romero de Juseu, Rebeca Grynspan Mayufis, Valentín Fuster Carulla, Irina Bokova, Víctor García de la Concha, Guillermo de la Dehesa Romero, Miguel Zugaza Miranda, Carlos Solchaga Catalán y Gil Parrondo.

De los cuales, no me voy a poner a buscar currículum, nadie me suena mucho como docente, de esos de a pie, de los de treinta alumnos por aula, veinte horas a la semana, de los de primera línea.

Así que me pongo a buscar premios en el Ministerio de Educación. Y los hay, para entidades, para centros docentes, para equipos docentes,… para… no consigo ver para docentes individuales, algo así como "el mejor docente de España", y no, no lo veo.

Y no me pongo a buscar premios para docentes por Comunidades Autónomas o por Municipios pues el post no da para tanto. 

PREMIOS EMPRESARIALES

Iba a llamarlos premios "comerciales" pero quizás el intercambio comercial no esté tan claro. O sí. Viendo el vacío de premios docentes o el mercado docente/educativo, quién sabe, determinadas Fundaciones de empresas, bancos, compañías telefónicas, de prensa y televisión, textiles o lo que sea,  supongo que con sus merecidas desgravaciones fiscales, convocan de tiempo en tiempo Premios, Concursos, Encuentros, donde entregan distinciones, regalos, y hasta puede que dinero, a docentes, alumnado y centros seleccionados en unas bases y condiciones que ellas mismas determinan.

Los docentes suelen salir de allí entre aplausos de sus compañeros/as y amigos/as, con la satisfacción de haber sido reconocidos y hasta puede que con algún recuerdo material de aquel momento. La difusión por los medios y redes además le dará un eco y energía extra para cuando el lunes regresen a su aula tengan renovada su motivación y compromiso.

Uno de los últimos que están de actualidad son los autodenominados "Premios EDUCA ABANCA 2017. Mejor Docente de España" que incluso cuenta con su web "mundoeduca.org", toda una declaración de intenciones, y con un "1º Congreso Mundial de Educación", ahí es nada, a celebrar en Febrero en La Coruña, con sus 400 plazas previa matrícula de pago, sus ponencias (de algunos nos sonarán algunas caras y algunos nombres), su entrega de premios y demás, etc, etc,

No voy a añadir mucho más a lo que ya Jordi Martí, más activo y valiente que yo, en su blog Xarxatic y en su Twitter ya ha comentado al respecto.

Respeto la decisión de cada docente, que me parece perfectamente respetable. Algunos de los premiados y premiadas son amigas/os, conocidas/os, y quienes no, seguro que son merecedores más que de sobra de esos eurillos, viaje u hotel que les dará la Fundación o quien sea para ello.

Lo que para mí no está tan claro, y creo que para muchos también, es si se debe asignar esos rimbombantes títulos de  "mejor docente de España" o "1º Congreso Mundial de Educación", pero bueno, de repente hasta los tienen registrados y adjudicados a su nombre.

Habrá que reflexionar, y eso estoy haciendo, tras estos años de precariedad laboral, de desprestigio y mercadeo educativo, de crisis casi total, solventada en Educación con el esfuerzo y sacrificio de muchos más docentes de los que serían capaces de premiar, si es lícito o tolerable dejar que Fundaciones, Bancos, Empresas, Bases notariales o votaciones por Internet o por el móvil decidan qué docente es el mejor, quiénes pueden o no asistir a un Congreso Educativo qué es lo mejor que podemos aceptar para el progreso de la Educación en general.

GREMIOS. PREMIOS GREMIALES

Luego están los premios que podríamos llamar del "gremio". Un grupo de docentes se reúnen, sacan tiempo de donde no lo hay, se rascan el bolsillo y homenajean de la mejor forma que pueden a compañeros que creen que son grandes, que son incansables, que comparten lo que aprenden, que están ahí cuando se les llama o necesita, que animan y no desaniman.

Y es así como homenajeamos, no les pusimos nombre ni quizás se puedan llamar premios, pero entregamos, parte del cariño y admiración, un pequeño presente este sábado a cuatro docentes, Luz Beloso, Mª José Soto y Ángeles Saura, que cruzaron el Atlántico para viajar lo más al sur que se puede en nuestro país para asistir a la II Jornada de "Educación y Artes Visuales" de "mi" asociación ARCÚVICA", y a Marta Vega, que desde el DEAC de La Regenta la hizo posible. Y a su lado en la foto, Natalia y David, que además de la exposición, dedicaron tiempo y esfuerzo a elaborar las piezas cerámicas que les dimos como regalo:


Igualmente fue un premio para quienes pudimos estar allí, algunos desplazados desde otras islas, pasando la noche fuera de casa, cansados, con gripe, asistir a la exposición de sus experiencias, de su ánimo. El premio fue renovar de alguna manera nuestras baterías, aunque en mi caso pasase por un gripe, que, miren por dónde, me ha permitido escribir estas líneas.



Y UNA CONCLUSIÓN: LA JUBILACIÓN

Resulta, cuando menos… frustrante para mí, que tras 28 cursos dando clase, el mayor premio al que parecemos aspirar los docentes, premio que por otra parte se da a todo docente que cumpla ciertas condiciones, independientemente de lo hecho, deshecho, aprendido o enseñado, sea la jubilación, el abandono del puesto con una pensión… y quizás, con un reloj o una cámara de fotos regalada por la voluntaria aportación de los compañeros del último curso.

Sólo la progresiva fragmentación de los docentes en especialidades, centros, departamentos y materias, la pérdida de plazas docentes, el aumento de ratios, la inefectividad de las medidas de atención a la diversidad, la cambiante legislación educativa y laboral, la desconexión y falta de tiempo y de coordinación entre niveles hacen posible que los docentes seamos tan frágiles, tan sensibles a evaluaciones, externas, internas y mediopensionistas, a que de algún modo hayamos perdido nortes y sures de la educación y que nos movamos como peonzas ante tales o cuales inventos evaluatorios (evacuatorios me dice el corrector y así lo añado) metodológicos (metereológicos me dice ahora) con sonoros nombres en inglés y congresos mediáticos de bonitas palabras y ponentes con dudosa experiencia en la práctica.

Muchas veces me dicen cuando alego algo "hay que ser positivo", "hay que tener fe", y yo les continúo con "… y esperanza, … y caridad". De algo ha de servirme la educación religiosa recibida en mi infancia, para recordar virtudes que pueden ser positivas, pero que en Educación no bastan.



Por eso, el pasado sábado, seguramente mientras incubaba esta gripe, ante las heroicas y heroicos socios de Arcúvica y ponentes que estaban a las seis de la tarde escuchando mi pechakucha titulado "Una historia de (buenas) prácticas" les dije, más o menos:

"No sé lo que es una buena práctica, por eso lo he puesto entre paréntesis. 
Sé lo que es práctica y lo que no lo es. 
Sé que estar con las manos en los bolsillos no es práctica.
Y sé que eso no es bueno.
Cualquier práctica, cualquier intento, para mí es bueno."

Y continué con mi pechakucha unos 6 minutos más. 
Y tuvieron paciencia. Y atención. 

Quizás, si recuerdo lo que dije, lo comparta por aquí otro día.

Me he enrollado mucho, lo siento, 
pero no tenía tiempo para resumir.





1 comentario:

candido pedrós dijo...

Gracias Pedro. Me pregunto como haces para extraer tiempo de tu tiempo para reflexionar, investigar, y mantener vivo el blog.... Impresionante...