sábado, 10 de diciembre de 2016

Sinsentidos


Hace tiempo que no escribo.
De hecho este curso no he escrito nada.

¿Por qué?

Los docentes somos maestros en excusas, ajenas y propias.

Podría hablar como un futbolista: "la educación es así… la palabra no quiso entrar…"

O echar culpas: "las leyes… mi alumnado… mis compañeros… el clima… mi edad… la sociedad…"

Basta mirar esa gráfica. Uno escribe buscando un sentido: observar, expresar, comunicar, encontrar respuestas, compartir experiencias, contrastar ideas, sentir…

Pero, por desgracia, en educación, y es una opinión/percepción mía, uno va perdiendo el sentido, la dirección, la comunicación, la respuesta, la capacidad de pararse y observar, de asombrarse y de asombrar.

El sentido, lo dice mi gráfica, es descendente.

"¿Por qué?" me pregunto yo ahora.

Quizás sería mejor no preguntarme nada, como ya hacemos muchos en mi gremio, cambiar de canal, o concentrarme en los miles de ítems, los llaman así, a evaluar, las tareas que hacer, los papeles que rellenar.

"¿Por qué?" 
Porque falta tiempo. 
Los silencios se llenan de palabras. Las reuniones no tienen pausas. Los recreos se usan para… lo que no son los recreos. Nadie mira a nadie porque bastante tenemos con los nuestro. A veces escuchamos, pero raramente con atención, yendo de un lado para otro, en medio de las escaleras, saliendo o entrando. Los trabajos se eternizan en mil y un detalles innecesarios y burocráticos.

"¿Por qué"?" 
Porque falta espacio. 
Los pasillos se llenan de sombras. El sudor impregna las aulas. Los pupitres son raquíticos y las mochilas inmensas, desplazarse por un aula hace peligrar tu integridad, las canchas deportivas sirven… para comer bocadillos… la biblioteca para reuniones… el salón de actos… bueno esa sala grande que llaman salón de actos… para exámenes y charlas magistrales… las paredes… para exponer dibujos con cinta adhesiva.

"¿Por qué?"
Por el sin sentido.
Nadie se para a pensar. Nadie mira. Nadie piensa en los demás. Ni por los demás. O si lo hace es de una manera abstracta y general: "los alumnos", "los docentes", "la sociedad"… el bosque no nos deja ver cada árbol, cada brote, cada uno necesita espacio y tiempo, pero buscamos el estándar, lo común, lo conforme a las reglas…

Sin sentido…
Sin sentidos…
Y si no sentimos…