viernes, 20 de marzo de 2015

MANIFIESTO POR LA DESAPARICIÓN DEL ARTE EN LA EDUCACIÓN

" Para lanzar un manifiesto es necesario:
A, B, C. irritarse y aguzar las alas para conquistar y propagar muchos pequeños y grandes a, b, c, y afirmar, gritar, blasfemar, acomodar la prosa en forma de obviedad absoluta, irrefutable, probar el propio non plus ultra y sostener que la novedad se asemeja a la vida como la última aparición de una cocotte prueba la esencia de Dios.
Yo hablo siempre de mí porque no quiero convencer. No tengo derecho a arrastrar a nadie a mi río, yo no obligo a nadie a que me siga. Cada cual hace su arte a su modo y manera,…"
( 1918, Manifiesto Dadaísta, Tristán Tzara ).

A. La educación artística distrae, incomoda, hace ruido, mancha, crea ambigüedades y dudas, exalta las diferencias, inventa.
B. Las continuas reformas y reducciones horarias, las normas no han conseguido igualar la educación artística a otras materias.
C. Una mayoría de la sociedad actual olvida y no valora el arte como algo fundamental en la educación.

Por todo ello yo grito, me irrito y acomodo mi prosa a la obviedad absoluta de lo que vivimos día a día y lo que vendrá en el futuro, y por ello, por A, por B y por C, escribo este manifiesto una noche antes del previsible eclipse que anticipa la oscuridad que nos invade donde se destruyen Nínives y se construyen muros, se invisibiliza a las mayorías y se decide ajeno a ellas, y por ello, ante la imposibilidad de llevar el Arte a la educación, lanzo el siguiente

MANIFIESTO POR LA DESAPARICIÓN DEL ARTE EN LA EDUCACIÓN

Basta de ya de sufrimientos, de interrupciones, de agravios y de olvidos, basta ya de intentar estar donde no se le quiere.: fuera el arte de la educación.

El arte en la educación - como antes Dadá - hoy ya no significa nada. Si alguien lo considera inútil, si alguien cree que no se puede enseñar, si no quiere perder tiempo por algo que no significa nada… y más si ese alguien es el propio ministro elegido por la mayoría, mejor es arrojar el arte fuera: que no quede nada, ni un solo rastro del arte en las escuelas, ni un color, ni una línea, ni una imagen que nos recuerde eso que algunos llamamos arte, que nadie entiende, que nadie quiere, que nadie parece necesitar hoy.

Nada de piedad, nada de hipocresía. Si todos tienen razón y si todas las materias han de ser iguales, tratemos de no tener razón. Yo estoy contra los sistemas: el único sistema todavía aceptable es el de no tener sistemas. El artista, el poeta aprecia el veneno de la masa condensada en un jefe de sección de la industria. Es feliz si se le insulta: eso es como una prueba de su coherencia.

Váyase pues el arte fuera de las escuelas, de los institutos, de las universidades, sean todos los centros educativos iguales, productivos, similares, coja cada materia su parcela de sabiduría y repártala a su gusto, pero no toque para nada el arte, la estética, lo bello o lo feo, lo irritante o lo ambiguo, lo creativo o lo emocional. Quédese todo eso fuera de la educación.

Porque si el conocimiento que hoy nos dan los medios, el compromiso cómodo, la hipocresía y la cortesía no son arte; si la imposición de la lógica y la danza de los impotentes en la creación no son arte; si la jerarquía y la ecuación social de valores establecidos entre siervos no son arte; si la abolición de la memoria y la abolición del futuro no son arte…

Porque si así ha de ser el arte, lejano, olvidado, prohibido, distinto, crítico, personal, mejor es que lo sea fuera, que encerrado en los muros cada vez más estrechos de esta educación y de esas leyes que estamos creando.

Por A, por B, por C y por todo lo anterior, yo, sabiendo que hablo siempre de mí porque no quiero convencer, porque no tengo derecho a arrastrar a nadie a mi río, y porque yo no obligo a nadie a que me siga, pues cada cual hace su arte y su trabajo a su modo y manera, este 20 de marzo de 2015, a pocas horas del eclipse de sol y de la entrada de la primavera, firmo el presente

MANIFIESTO POR LA DESAPARICIÓN DEL ARTE EN LA EDUCACIÓN

Nota final: basado libremente en el manifiesto dadaísta de Tristán Tzara, del que intercalo frases, este manifiesto parte de la irritación de una ley de educación que hace optativa la educación artística de los niños y, si no oficialmente sí que de facto, arroja el arte fuera de las escuelas, dejando la cultura y la creación futura a los productos comerciales enlatados listos para ser consumidos y no pensados ni criticados.

El título original en que pensé era “Manifiesto por la desaparición del arte en la Educación obligatoria”, pero un manifiesto ha de ser provocador y por ello quise ser más radical.

Creo que hay que repensarse el modelo de educación artística y por ello me ha hecho pensar para elaborar este manifiesto el artículo que relata lo sucedido en Finlandia en los años 80: se crearon las Escuelas de Arte para niños y jóvenes, fuera de las escuelas obligatorias, porque en Finlandia en los años 70, en un proceso de recortes educativos artísticos similar al actual en España, perdida la batalla, profesores, artistas y familias se unieron para crear escuelas de arte para niños fuera de la enseñanza obligatoria. Recomiendo su lectura porque quizás sea ese el milagro educativo finlandés al que debamos de mirar ahora. Si eso fuese así, si fuésemos como ellos entonces capaces de unirnos hoy, este manifiesto-provocación que hoy he escrito quizás no fuese tan desencaminado. Saludos.

http://fronterad.com/?q=bitacoras%2Fjorgeraedo%2Fdesde-escuela-arte-a-educacion-basica-arte-elisse-heinimaa

domingo, 8 de marzo de 2015

MUJERES

Actualización al 8/3/2017: finalmente unifiqué ambos álbumes, añadí nuevos  trabajos y hoy mi álbum "Mujer" en Flickr tiene 427 imágenes.


Mi pequeño homenaje hoy son mis trabajos realizados sobre mujeres, o acerca de mujeres, y que he ido compartiendo en Flickr estos últimos años:

El álbum "Mujer", 103 trabajos artísticos


Collage de 286 avatares"Mujeres y TIC":