Ir al contenido principal

Zanahorias...

Últimamente escribo poco. Y escribo mal.
Últimamente dibujo poco. Y dibujo mal.
Últimamente creo poco. Y creo mal.

Así que espero que sepan disculparme.

Últimamente todo son zanahorias. 
Tantas que dudo ser capaz de encontrar la manera de ilustrar con una imagen lo que veo.
Quizás lo haga al final con una imagen ajena.

En la fábula del burro y la zanahoria, una sola zanahoria bastaba para llevar al burro en una dirección. Y luego pasado un tiempo su dueño se la daba como recompensa y la sustituía por otra. Mal que bien, en la fábula el burro avanzaba, realizaba un trabajo, incluso, en su simplicidad, se sentía recompensado.

El problema es cuando pones demasiadas zanahorias. 
El burro no avanza, se paraliza, duda y se frustra. 
Frustración. Complicada palabra, quizás contenga demasiadas zanahorias.

Pues eso pasa, me pasa, nos pasa, en educación, pero posiblemente en todos los campos de la vida actual.
Imagínense un alumno/a inmerso en una docena de asignaturas que le ofrecen distintas zanahorias, objetivos, actividades, evaluaciones, y a su vez en una docena de pantallas con distintos mensajes y estímulos. Se paraliza. El tiempo y la atención son limitados. Se bloquea. Se frustra.

Zanahorias, todo zanahorias.

Imagínense ahora un/a docente que comienza el curso con una decena de cursos, un centenar de alumnos que conocer, a los que ofrecer zanahorias, y con una ley nueva de centenares de artículos y disposiciones, mal desarrolladas en borradores y artículos, con centenares de estándares y de rúbricas, de cursos y propuestas de formación, de reuniones, de planes, de actividades, de compañeros/as que conocer y con quien coordinarse, de aulas que recorrer, de pasillos que vigilar, de materiales que comprobar... de clases que impartir. 
De alumnos/a que conocer. Que educar.
Y el tiempo es el mismo. 
Todo cambia menos eso. 
El tiempo y la atención son limitados.

Porque hay centenares de zanahorias, todo son zanahorias.

Así que yo al menos, me bloqueo, me paralizo, me frustro ante tanta zanahoria.

Pero, ¿saben sobre todo por qué? 
Porque en el fondo pienso que la mayoría de las zanahorias que nos ofrecen son falsas, inútiles, innecesarias, absurdas, y lo que es peor, tengo la sensación de que, aún así, nunca nos las darán, y nunca serán para nosotros algo que nos facilite avanzar ni nos haga mejores o más felices.

Y termino este post con dos imágenes de J.Morgan, dibujante canario (http://www.humordemorgan.com, que resumen muy bien estas sensaciones:





Comentarios

Adargoma ha dicho que…
Hola. Me gustó tu entrada, comparto lo que expresas en ella. Felicitarte y darte las gracias por compartir. Un saludo cordial. @juambedo
la seño de plastica ha dicho que…
HOLA COMPAÑERO. ACABO DE DEJARTE UN BREVE COMENTARIO PARA QUE SUPIERAS QUE HE USADO TUS IMAGENES EN MI BLOG. COMO VOY A DEJAR ENLAZADO TU BLOG EN ESA ENTRADA, ME HE PUESTO A CURIOSEAR EN ALGUNAS DE TUS ENTRADAS... Y ¡QUÉ CURIOSO! ENCUENTRO ESA CARTA A LA EDITORIAL QUE HA USADO SIN HACER RESEÑA DEL AUTOR.

Y, ¡QUÉ CURIOSO! APARECE LUCÍA ALVAREZ, ALGUIEN A QUIEN SIGO DE FORMA FORTUITA PORQUE SIEMPRE DOY CON ELLA EN LAS COSAS QUE ME INTERESAN POR ESTOS "SITIOS".

Y, MÁS CURIOSO TODAVÍA, ENCUENTRO ESTA ENTRADA DE LAS ZANAHORIAS... QUÉ GANICAS DE LLORAR QUE ME HAN ENTRADO... PORQUE PONES PALABRAS A LA LOCURA QUE SIENTO DESDE QUE HA COMENZADO EL CURSO Y, QUE POR FALTA DE TIEMPO, NO HE PODIDO NI PRONUNCIAR.

QUÉ IMPOTENCIA, QUÉ PERDIDA DE ENERGÍAS, QUÉ DECEPCIÓN SABER QUE TENGO DELANTE UNA ZANAHORIA GIGANTE, DE PLÁSTICO, LLENA DE AIRE...

A ESTAS ALTURAS Y YA ESTOY AGOTADA DE CORRER TRAS LA ZANAHORIA CON LA ÚNICA INTENCIÓN DE REVENTARLA A MORDISCOS!!!!!!

ME QUEDO CON LAS PALABRAS DE UNA BUENA AMIGA QUE CONOCE MI MODO DE TRABAJAR Y PARA DARME ÁNIMOS ME DECÍA: "CONFÍO EN QUE UNA NUEVA LEY NO TE HARÁ CAMBIAR"

EN FIN... MUCHO ANIMO PARA ESTE NUEVO CURSO Y HASTA UNA PRÓXIMA VEZ.

FELIZ TARDE DE JUEVES Y ¡FELICES SUEÑOS!
la seño de plastica ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Entradas populares de este blog

27 opciones para crear avatares online

Buscando opciones que permitiesen "potachovizar" o "primaverizar" online… (adelanto que no encontré ninguna, me temo que tendría que aprender a programar en Flash o HTML5 para conseguirlo) encontré sin embargo muchas opciones para elaborar avatares online, que he dividido en cuatro categorías y que paso a compartir.
Muchas de estas webs que menciono requieren registrarse en ellas para seguir todo el proceso de creación del avatar. No en todos los casos lo he hecho, por lo que los resultados finales sólo los apreciarán quienes hagan eso. Saben que, como en casi todo, la práctica nos permite aprender y decidir mejor.
Para quienes tengan prisa, resumo aquí los 27 recursos con sus enlaces a sus webs. A continuación los desarrollaré un poquito y los ilustraré con una captura de pantalla: 1. Avatares gráficos (13): DoppleMe, Zwinky, Otaku Avatar Maker, Portrait Illustration Maker, Portrait Mail, Digibody Caricature Maker, Picasso Head, Create Your Simpsons Avatar, SP-Studi…

El Día de los Finados en Canarias

Hace dos años escribí un post, "Noche de difuntos y no el jalouiin de las ... narices"
y antes, "Pedagogía de la muerte ¿otra asignatura pendiente?"

Es posible que ya haya escrito todo lo que soy capaz de escribir sobre este tema, pero esta semana, mi hija, a un par de semanas de cumplir 8 años me pidió que le buscara información sobre "el día de los finados" para llevarlo a su clase.

Rescaté un viejo texto que usaba en clase, escrito hace ya hace unos años, partiendo de datos que encontré y de otros que me proporcionó mi compañera de Filosofía, Soraya Betancor. Lo comparto aquí, y la imagen-poster que le dí a mi hija para clase:

.................................................................................

EL DÍA DE LOS FINADOS

Hoy, hay gente que le llama "Halloween", que en inglés es una contracción de "All Hallows Eve", o Víspera de Todos los Santos, pero este día ya se celebraba en Canarias como el día de los finados o "finaos&q…

Un discurso en 3 palabras

El 15 de junio unas alumnas mías me pidieron que dijese unas palabras en la orla de 4º ESO de mi centro, el IES El Rincón.
"No soy de muchas palabras", les advertí, pero ellas sonrieron y me dijeron "por favor…"
Así que aquella tarde, con tres sobres en el bolsillo, un pendrive que entregué, un tablero de madera con un papel en él, que dejé a mis pies, subí al escenario del patio, donde normalmente celebramos las orlas, siempre suplicando que no llueva ni antes, ni durante, ni después, ante mis alumnos, sus padres y familiares y mis compañeros. Aquella tarde, casi ya noche, estuvo clara y despejada.
De lo que dije no puedo dar mucha fe. Normalmente soy yo quien grabo estos eventos, y allí arriba, por razones obvias, no pude. Si sé que el discurso gustó, y me felicitaron por él mis compañeros y alumnos, y tal fue así que en días posteriores quienes no pudieron escucharlo me pidieron que se lo repitiese. Como en aquel discurso no había un texto sino un breve guión co…