sábado, 29 de junio de 2013

Liquidación por cierre: Educación como ganadería


Una vez escribí que yo veía la educación más como una agri-Cultura o jardinería, donde a cada planta (alumno) debías dar lo que necesitaba y pedía, partiendo del terreno (familiar o social) en que vivía, y no como una Gana-dería. 

Sin embargo, por desgracia, lo cierto es que la Educación es cada vez más una cuestión de ganado y de ganancias, de masificación y matadero, que de diversidad y cultura. 

Lo hemos creado poco a poco, sin darnos cuenta, pero aquí lo que tenemos -y tendremos- es una educación alienante e inútil creada para unos exámenes estúpidos e inútiles. 

Ayer tuve que escucharlo por enésima vez: los resultados en la PAU como el gran valor educativo de un centro. 

Y durante muchos años, ayer fue la última ocasión, he tenido que soportar las amargas quejas del profesorado de "comunes" (lengua, historia, matemáticas, inglés) -generalmente de Bachillerato- sobre el gran número de sus alumnos y el agravio con otras materias -optativas- que tienen, tenemos, menos alumnado. 

Y he callado. 
Quizás por respeto, quizás por cansancio, quizás por desprecio, pero en este mi blog en liquidación hoy ya no quiero callar. 

No he sido yo quien ha creado este sistema de optatividad y exámenes inútiles. Cuando empecé a dar clase -dibujo técnico en FP - mis clases estaban llenas de alumnos y yo circulaba entre las mesas enseñando y corrigiendo errores gráficos.

Sucesivas reformas hubo después: primero quitaron el dibujo de la FP, luego agruparon al profesorado de Dibujo Técnico y Artístico, luego hicieron optativas las materias que impartíamos, luego les pareció poco y las hicieron discontinuas, en el futuro parece que las harán… innecesarias. 

Pero aún teníamos alumnado que quería -necesitaba- asistir a nuestras asignaturas, y entonces crearon las "necesidades docentes": la Plástica y Dibujo Técnico son asignaturas caras y raras, requieren  profesorado, espacios y práctica, algo de lo que carecen nuestros centros, es mejor un aula "normal" para todo.

Pero es que además, miren por dónde, las asignaturas "comunes" (lengua, historia, matemáticas, inglés…) no obtenían resultados. Los alumnos podían aprender a crear y a dibujar, pero no sabían ni escribir, ni memorizar, ni hacer cálculos sencillo, menos aún entender o hablar en inglés. 

Así que había que, estamos en España, "premiar" la incompetencia: a peores resultados, más horas y más profesorado y más horas inútiles de gramática, polinomios, Shakespeare o reyes godos.

Pero al parecer eso tampoco era suficiente y crearon las competencias. Ahora los otros profesores deberían supervisar, y evaluar, la competencia lingúistica y matemática. Ellos no supervisarían la artística, claro, eso era mucho.

Y para el inglés, qué mejor que crear las secciones "bilingües", ese sistema que permite seleccionar al "mejor" alumnado dentro de un centro público y segregarlo del resto.

Pero además había que fomentar lo más fácil, el Bachillerato de Humanidades. Porque el Bachillerato técnico, científico o el de Artes, qué difíciles, pues cuanto menos, mejor. Para eso ya están Alemania o Francia. Y la FP, mejor dejarla para el alumnado peor, o el que no pueda hacer Bachillerato, de Humanidades claro, y la FP teórica, si puede ser, porque es más barata. Y de prácticas, mano de obra barata y dócil para las empresas .

Y el resto de materias de Bachilleraro, pues a la suerte, según le de al inspector/a ese año, o a la Directiva, ya saben, "las necesidades docentes" que dicen… 

Un ejemplo, real: yo, este año, yo, profesor de dibujo, asumí llevar la revista del instituto. Pedí a diversos departamentos "comunes" que me facilitaran artículos de sus alumnos, escritos, análisis, textos en inglés, lo que quisieran. No me llegó nada, o casi nada: cuatro líneas, algún comentario. Demasiados exámenes, demasiados "problemas", demasiada gramática, demasiada teoría… demasiada PAU, pero poca práctica y menos creatividad. 

Otro ejemplo, real: este año, yo, profesor de Dibujo, asumí participar en el concurso El País de los Estudiantes. Ese concurso requiere el uso de ordenadores. Difícil. Y la colaboración de otros departamentos. Al final tuve que descartar 3º de ESO y completar el periódico digital… con mis alumnos de Dibujo Técnico.

Así que yo, con esos pocos alumnos de Bachillerato a los que les dejaron "escoger", qué gran mentira, Dibujo Técnico, con los alumnos de la ESO que escogieron, qué gran mentira, Plástica, intenté que creasen, que dibujasen, que practicasen, que se expresasen, incluso que llegasen a entender gráficamente.. 

Pero mis mejores alumnas y alumnos, muy pocos, los de Bachillerato científico, a los que intenté este curso enseñar Dibujo Técnico, tras dos años sin dibujar, cosas de la optatividad, desde 3º de la ESO, y que sueñan con hacer Arquitectura o Ingeniería, el curso que viene les denegarán que yo les enseñe Dibujo Técnico, "por necesidades docentes". 

Y si se "empeñan", tendrán que hacerlo por las tardes, o a distancia, fuera de horario, "por necesidades docentes". Y mientras, yo, en el centro, si no hay horas de la ESO, por "necesidades docentes", haré guardias de pasillo. 

Pero eso sí, las aulas del Bachillerato de Humanidades estarán llenas a reventar de ese alumnado que "optó" por lo fácil, por la teoría, por los exámenes de memoria, por las gramáticas, por las listas de problemas-tipo repetidos, por el alumnado pasivo y por la mínima práctica. 

Y otra vez, el próximo curso, tendré que escuchar a otro docente sus quejas sobre sus esfuerzos con "tanto" alumnado, frente a otras materias… 

Y yo… bueno, yo no sé si callaré entonces como callé ayer.

Quizás no, quizás no lo haga, me levante y le diga: 
"Tranquilo, poco a poco serán tu materia y otras tres las que quedarán, y el alumnado entrará en ellas como ganado, al que le daréis sus dosis justas de cara al examen, alumnado que no será capaz ni de crear, ni de expresarse, ni de razonar la inutilidad de la formación que le diréis, ellos han "escogido", preparado para esas "pruebas de PAU" que les llevarán directamente al matadero educativo de la Universidad o FP de pago, listos y dóciles para hacer lo que les quieran decir". 

Y quizás también añada: 
"No me cuentes nada sobre la calidad de tu alumnado y las pruebas de PAU. Ayer asistí a la orla de fin de curso. Y me basta con ver y oir." 

 Saludos

1 comentarios:

Anónimo dijo...

No logro entender qué tiene vd. en contra de las Humanidades para repetir los mantras de los reyes godos o la memorística. Tal vez haya sido su experiencia personal pero resulta poco acertado extrapolarla a descripción general. Ni están reñidas con la creatividad, faltaría más, ni con la inteligencia ni con la capacidad de educar y formar con rigor y profundidad, no en vano han sido pilares de la educación en Occidente unos cuantos siglos. Comprendo la importancia del dibujo y su cabreo con las sucesivas reformas, pero sepa que no son precisamente las Humanidades las beneficiadas en este asunto. Respecto a la facilidad que atribuye a su estudio sólo puedo explicar tan asombrosa opinión porque confunde lo que está sucediendo con su alumnado, a menudo poco formado y trabajador, escasamente vocacional por paradójico que pueda parecer, con las materias humanísticas en sí (lenguas clásicas, lieyratura, arte, etc).