Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2013

"Lo siento" - Un daño irreparable, (y 2)

Lo siento: sigo sin entender este centro.

Debe ser torpeza o vejez, pero cuando no lo entiendo, me enseñaron mis padres, me lo pregunto a mí mismo y luego lo escribo.

A veces le pregunto a otros, pero lo reconozco, como sé que me va a costar entenderlo y no quiero hacer perder tiempo a la gente, suelo callar.

¿Para qué sirven las estadísticas de cursos -y personas desiguales? ¿son datos? ¿y el compararlos con otros años, centros diferentes?

Ya digo… no entiendo.

¿En qué mejora nuestro centro redactando tablas con datos que ya deberían estar en la jefatura, como número de alumnos, repetidores, porcentajes, asignaturas pendientes? ¿Se mejora el absentismo llamando por teléfono o enviando cartas? ¿y el comportamiento escribiendo partes?

Ya digo… no entiendo.

¿Si no hay dinero para agua, luz o fotocopias… sí que lo hay para evaluaciones externas? ¿y qué son evaluaciones externas… estadísticas de las estadísticas? ¿quién evalúa a los evaluadores, han dado clase, han mejorado centros, conocen …

"Un daño irreparable" (1)

(Este es un post apresurado, confuso, escrito a vuelapluma a instancias de una amiga)
Habrán notado ustedes - o quizás no - lo poco que escribo por aquí.
Y sin embargo, yo sigo escribiendo… en otros blogs, [1][3], en otros foros, en Twitter,… en realidad me paso el día escribiendo… o pensando qué escribir.
Ayer domingo por la tarde nos reunimos en Las Palmas, en una terraza de la playa de Las Canteras, viendo atardecer, una decena de docentes. Nos convocó Yolanda, autora de Educarueca, que nos venía a visitar. A Yolanda la conocí en Madrid en 2008, en Internet en el Aula, aunque antes habíamos intercambiado ideas en aquellos Claustros Ideales Oficiales o CIOs, que inventaron Juanjo y otros blogueros, a los que me invitó Montse, y en los que tanto me volqué.


Montse Pedroche, "las cosas de la vida", también estaba ayer con nosotros en las Canteras. Y Ricardo, y Lola y Felipe. Aunque saqué mi bloc y comencé a dibujar, como en mi último claustro, no pude evitar pensar, ni opin…