Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2012

Derrota - Cambio de rumbo

(Es este un post apresurado escrito hoy porque quizás en próximos días no me sea posible).
Derrota (de derromper). 1. f. Camino, vereda o senda de tierra. 3. Mar. Rumbo o dirección que llevan en su navegación las embarcaciones.
Habiendo nacido en Jaén poco habría de saber yo de navíos y de embarcaciones, y sin embargo, me cuentan, antes de nacer ya viajó mi madre conmigo en uno de aquellos ferrys que hacían la ruta Cádiz -Las Palmas, ruta que repetí en barco varias veces en mi vida hasta que terminé por vivir aquí, en Las Palmas de Gran Canaria.
Luego, mis lecturas de Salgari, Jack London y Pérez Galdós me hablaron de viajes por mar y ese lenguaje marino que nunca he llegado a entender del todo, pero que habla de aventuras, de rumbos, de incertidumbres.
Derrota. Rumbo. Estos días cambio de rumbo. Tras siete años en el CEAD, Centro de Enseñanza de Adultos a Distancia, parece ser, aún no es seguro, pero sí muy posible, que el curso que viene no esté en él. En su momento entré por una ent…

Evasión o Derrota

Los dos grandes "evadidos" de la transición fueron "El Lute" y "El Dioni". El primero se hizo abogado, y el segundo ha trabajado de tertuliano en la tele. Curiosamente, como nuestro presidente y su ministro de Educación.
En estos días de fútbol y Eurocopas he recordado la película "Evasión o Victoria". En ella, un grupo de presos de un campo de concentración organizan un partido de fútbol contra los alemanes, como medio para fugarse del campo. Y al final han de decidir entre fugarse, o quedarse y ganar el partido.
Algo así me parece estar viendo estos días, donde el futuro que nos ofrecen es la evasión: evasión en forma de fútbol televisado y victoria deportiva, o evasión en forma de emigración y derrota hacia otros lugares donde encontrar aquello que aquí no tenemos: trabajo.
Sé que está mal mezclar fútbol y política, o fútbol y economía, o fútbol y educación. Hay quien me dice que es deporte y que son independientes. Yo no lo creo, porque no s…