lunes, 31 de diciembre de 2012

Panoramas desde Artenara

En abril de 2011 publiqué el post "Panoramas desde la Gomera", al volver de un grato viaje por allí.

Esta vez el viaje ha sido más corto, apenas 50 kilómetros de carretera separan Artenara de mi casa en Las Palmas de Gran Canaria. Aún así, al ser el municipio más alto de Gran Canaria, Artenara tiene muchos y buenos miradores desde donde divisar no sólo la imponente cuenca de Tejeda y sus roques volcánicos, sino también sus pinares, sus cuevas, otros municipios y hasta la isla de Tenerife y el Teide, y en algún día especial, las de la Gomera y el Hierro.

Traigo aquí algunos de esas panorámicas, sabiendo que les falta el aire, el fresco y el sol que me bañaban al tomar estas fotos:

Artenara. Mirador de la Cilla. Artenara. Mirador de los poetas Artenara. Mirador de la Cuevita Artenara. Mirador de la Atalaya El Espinillo. Mirador. El Espinillo. Mirador hacia la Aldea y Roque Bentayga El Espinillo. Tejeda. Vista desde cueva del Roque Bentayga Roque Bentayga. Vista circular desde el almogarén del Roque Bentayga Artenara. Mirador de Unamuno Vista desde el camino de Acusa Seca Vista desde Acusa Seca Vista desde el camino hacia la Mesa de Acusa Artenara. Vista nocturna desde el polideportivo
Las pueden ver en Fickr pulsando las imágenes de arriba.

Como prueba pongo aquí en grande y deslizándose dos de ellas que son circulares, de 360º. Deslizando la barra inferior podrán verlos como si estuviesen girando allí mismo:

Panorámica desde el Roque Bentayga:


Y panorámica desde el mirador de los Poetas. Artenara:


También como galería de Flickr:



Y hay otras fotos, que aunque no son exactamente panorámicas, las hago uniendo fotos entre sí, como estas:

Vista desde cueva del Roque Bentayga

Vista desde cueva del Roque Bentayga

El Espinillo, Tejeda:

El Espinillo. Tejeda.


Y aquí, como en la Gomera, va la galería de varios de estos panoramas que he subido a la web Panoye. A veces pueden tardar en cargarse:

 

viernes, 23 de noviembre de 2012

Visiones

Hay quien ve la Educación como ga-"nadería". Yo la veo como agri-"cultura".

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Huelgan las palabras





















































viernes, 19 de octubre de 2012

NO ES FÁCIL…

Tras un mes, 18 días, 8 horas y 25 minutos en el IES El Rincón he de concluir:
NO ES FÁCIL.

Desde que llegué la frase más oída es "Es fácil".
Es fácil una tutoría, es fácil ir a cuatro aulas distntas a dar plástica, es fácil hacer guardias, es fácil llevar el tamagochi, es fácil evaluar por competencias, es fácil reunir a los tutores, es fácil realizar actividades, es fácil... hasta dar clases.

No, repito, NO ES NADA FÁCIL en el IES El Rincón.

Tras un mes, 18 días, 8 horas y 30 minutos en el IES El Rincón, donde en cada momento alguien me ha dado una tarea (escribir el Rincon Expréss, pintar un cartel, ordenar las mesas de mi tutoría, organizar una actividad, poner notas del 1 al 10, reunirme con los padres, sacar un alumno de una clase,...) y muy pocos (se contarían con los dedos de una mano) se han prestado a ayudarme, a colaborar, a informarme... he de concluir de nuevo:

No, repito, NO ES NADA FÁCIL en el IES El Rincón.

Quizás, más que cursos de creatividad, competencias o concursos premiados en foros ajenos, deberíamos sentarnos en el patio, dialogar y ayudarnos. Y no, no me digan que es cosa de "…el Jefe de Estudios, o la Directora o la Secretaria…", a quienes he visto de allá para acá multiplicando su tiempo y esfuerzo no sé cómo. Es cosa de todos y todas. Pero no… me olvido…

NO ES NADA FÁCIL en el IES El Rincón.

Tras un mes, 18 días y 34 minutos han conseguido que comprenda muy bien a los alumnos que se agolpan ante la reja del IES El Rincón intentando salir.

Los comprendo muy bien.
En Las Palmas de Gran Canaria, tras 1 mes, 18 días, 8 horas y 37 minutos en el IES El Rincón.

lunes, 8 de octubre de 2012

Vídeos de actividades sobre los Finados / Halloween

En 2009 públiqué un post sobre el día de los Finados en Canarias, que ha sido uno de los más visitados - copiados - de este blog cuando llegan estas fechas.

Ahora añado aquí algunos vídeos de actividades sencillas para esos días:













miércoles, 26 de septiembre de 2012

Desazón, sinrazón, corazón

"Desazón"

Desazón - Two Selfportraits

A mediados de julio publiqué en Flickr un pequeño autorretrato en acuarela que titulé "Desazón / Uneasiness / Malaise / Unruhe". Una semana después hice otra versión en pastel del mismo.
Aunque en junio ya publiqué el post "Derrota - Cambio de rumbo" esta imagen me siguió bastantes días más. La "desazón" la define el diccionario como malestar, disgusto, pesadumbre, inquietud interior, y más etimológicamente, falta de sabor, insipidez.

Algo así me quedé yo tras asumir que habría de cambiar, tras siete años, la enseñanza de adultos por enseñanza de adolescentes, un centro de adultos por un instituto de Secundaria, por la única razón de no tener la misma antigüedad que quien me sustituyó.

Supongo que no era tanto el "qué" como el "cómo", y la inercia de los años, lo que me hizo asumir ese estado de desazón, afortunadamente abandonado este verano. Sobre la desazonadora y desabrida enseñanza de adultos habré de escribir algún día, pero aún es pronto para ello.

"Sinrazón"


Este es el avatar que me acompañará estos días. Está repleto de palabras, de razones para justificar lo injustificable: mi trabajo. Es una sinrazón. Cansado de años intentando justificar la importancia de educar en Arte, y de hecho intento colaborar en una iniciativa, "+Artísticas", mi posición hoy es diferente: defiendo la inutilidad del Arte en la educación.

Parecerá una sinrazón, pero algo inútil no significa que carezca de importancia. (¿Recuerdan mi "desván de inutilidades"?), y es que para mí, y espero que para mucha más gente, lo importante en esta vida suele carecer de utilidad. No quiero pasarme lo que me queda de vida justificando que el Arte es útil. De hecho me parece un error que las asignaturas artísticas intentemos parecernos a las asignaturas "utilitarias" en procedimientos, evaluaciones y lenguajes. Somos muy diferentes.

Comer es útil, dormir es útil, el sexo es útil, una máquina es útil, un libro puede serlo también. El Arte, no. El Arte es inútil. Y en la escuela, aún más. Pero, precisamente por eso, es muy importante. Para mí, el ser humano lo es más desde el momento en que dejó de tener la necesidad de perseguir lo útil: comer, dormir, reproducirse, y comenzó a desarrollar lo inútil: el Arte, el Pensamiento racional, la Ciencia, sin una razón utilitaria, por su mero disfrute y aprendizaje. El Arte no precisa de razones, juega con ellas y les da la vuelta.

"Corazón"

Quisiera haber terminado este post con una imagen mía trabajada con mis manos, grabada en una plancha o en un papel, pero no tengo tiempo para ello: es este un post largamente postergado, que sale del corazón, donde aún me duelen determinadas desazones y sinrazones, que van aposentándose poco a poco, como poco a poco voy conociendo esa realidad educativa que me ha sido ajena los últimos años,... aunque quizás no tanto, al fin y al cabo, ese alumnado adulto que he conocido estos años no viene a ser quizás sino el mismo de la ESO, unos años, quizás demasiados, más tarde.

Quiero terminar, pues, este post con una imagen distinta, más simple, más pequeña, en tres tonos: negro, gris, blanco, y aún así cargada de optimismo y de esperanza, con ese optimismo con el que empecé en julio esta nueva etapa, con el que comienzo, o lo intento, cada semana, el mismo que voy perdiendo en cada grito, cansancio, lectura, decreto, miradas torcidas y desgana, pero que recupero en cada sonrisa, en cada color, en un detalle, en un verso, en una ventana abierta. 

Salud. De corazón.


sábado, 7 de julio de 2012

De Vuelta con el Cuaderno

No suelo mezclar los post en este blog "Discentia", mi blog de aprendizaje, y "Acuarelas y apuntes", mi blog artístico.

Sin embargo, en esta ocasión ambos ámbitos se mezclan. He regresado hace unos días de Zaragoza, donde acudí a un curso sobre "Arquitectura en Cuaderno", y, pese a llevar toda mi vida dibujando, me he sentido más aprendiz que nunca, y esa sensación, entre curiosa, admirada, humilde, y frustrante a la vez, hacía tiempo que no la sentía.

Los últimos años había asistido a otros eventos educativos, o de TIC, donde la gente siempre es increíble y lo más importante de ellos, pero no sé si las máquinas, o esa soberbia que te da el pulsar una tecla y que algo aparezca, o esa frase ingeniosa que colocas en una pantalla, me hacían creer ser un sabio y no un aprendiz, eventos donde el tiempo se te pasaba buscando, y no encontrando, hablando o escuchando, pero raramente observando, asombrándote, haciendo, creando.

Algo tiene el dibujo y el arte que nos devuelve a lo más primario e infantil, que nos agranda ojos y orejas, y nos hace admirarnos una y otra vez. Lo mucho o lo poco se queda ahí, en un papel, a nuestra vista y a la de los demás. Quizás por ello comienza el Arte a estar ausente de nuestros aprendizajes. Somos nuevos dioses a los que hoy los dedos o las teclas nos permiten acariciar mil y una sabidurías ocultas a los demás, almacenarlas y procesarlas, aunque raramente hagamos algo por aprender de ellas, ni por cambiar nuestro entorno, ni por cambiarnos a nosotros mismos.

Y es por todo eso que creo oportuno traer aquí el post humilde y asombrado que he publicado en "Acuarelas y Apuntes": "De Vuelta con el cuaderno":

"De vuelta con el Cuaderno", mi post en "Acuarelas y apuntes"

miércoles, 4 de julio de 2012

Mala educación y caradura


Vivo en un país donde la mala educación, la caradura y la picaresca no sólo son toleradas, sino imitadas, aplaudidas, y hasta bien pagadas en las cadenas de televisión.





Anoche, una vez más lo comprobé. Y lo toleré. Hasta cierto punto.





Volvía de Madrid a Las Palmas de Gran Canaria en "nuestra" compañía aérea, Iberia.





La noche anterior reservé mi asiento, el 7A, para así, ya que no facturaba, salir primero, poder coger la guagua (bus) a Las Palmas y evitar que viniesen a buscarme al aeropuerto.





En el momento del embarque, tras esperar en cola, nos pidieron que entrasen primero los pasajeros de las filas 20 al final. Me aparté y dejé pasar. Luego dijeron que pasasen los pasajeros de las filas 9 a la 20. Me volví a apartar. Al final quedábamos muy pocos.





Tras esperar en el finger a esa única puerta y pasillo (¿Tienen dos puertas los aviones? pues no: cientos de pasajeros debemos entrar -y salir- en fila india por un estrecho pasillo).





Cuando finalmente entré, casi todos los pasajeros de las filas anteriores a la mía estaban ya sentados. No habían esperado como yo, y cuando llegué a mi asiento, con otra señora, nuestros compartimentos de equipajes estaban ocupados. Allí me faltó viveza: 400 km de autobús, la espera en Barajas, la fila de gente en el avión detrás de mí… no supe qué hacer.





La azafata nos dijo que debíamos viajar con el equipaje a nuestros pies. Yo me negué. Finalmente, diez filas más atrás, la azafata encontró un hueco para mi maleta. Allí la puse, y esperé a que más gente pasase para volver a mi asiento. Llamé a mi casa para decir que viniesen a buscarme, que posiblemente, entre eso, y el retraso de 15 minutos que ya acumulaba el vuelo, no cogería aquella guagua. Pasé el vuelo molesto y callado, mientras veía a la señora que ocupaba una asiento en mi fila viajar con sus pies descalzos sobre su maleta.





Cuando el vuelo llegó, salieron los pasajeros de las filas delanteras, salieron también los de mi fila, y yo quedé esperando a ir atrás a recoger mi maleta. 





Llegó un señor de unos 30 años, abrió mi compartimento de equipajes y cogió su maleta. Le dije: "¡Vaya, es usted el maleducado que ha puesto la maleta en mi sitio… gracias a usted yo esperaré para sacar la mía!!" Apenas dijo nada, y salió arrastrando su maleta y quizás sonriéndose. Llegó otro señor aún más mayor, e hizo lo mismo. Le repetí más o menos lo mismo y aludí a su falta de educación y caradura. Le acompañaban una mujer y unos niños. El no sonrió. Calló y salió.





Esperé a que saliera más gente, hasta que me desesperé y, sorteando a la gente que salía, retrocedí, cogí mi maleta, y al pasar junto a la azafata le dije: "¡Nunca más haré caso de sus instrucciones de embarque, como los cincuenta pasajeros sentados delante de mí!" me contestó: "pero si no actúan así, el embarque sería…" "sí… un caos, como ahora", pensé, pero no le contesté eso, miré atrás y le dije: "bueno… no quiero perjudicar a los pasajeros que están esperando", y salí.





Así que, en próximos viajes, haciendo un esfuerzo, desarrollaré toda mi mala educación y caradura posibles, pasaré al avión lo antes que pueda, y si encuentro mi compartimento de equipajes ocupado por equipaje que no sea de mi fila, lo pondré en el pasillo, y pondré allí el mío, y si eso no es posible, llegado el momento del desembarque, sacaré ese equipaje ajeno y me sentaré encima para que sus dueños me acompañen hasta que yo consiga el mío.





Porque en un país donde los maleducados obtienen ventajas no queda otro remedio que actuar igual.





Y sigo pensando en aquella señora, que tras viajar 2000 km con sus pies sobre la maleta, salió silenciosa y callada por el pasillo.



Yo no pude.


Addenda:
En el viaje de ida, feliz e ilusionado, dibujé a la bailarina Tamara Rojo, a partir de una foto:



En el viaje de vuelta, muy furioso, apenas hablé y volví a dibujarla. Y estos fueron mis dibujos:



martes, 26 de junio de 2012

Derrota - Cambio de rumbo

(Es este un post apresurado escrito hoy porque quizás en próximos días no me sea posible).

Derrota (de derromper). 1. f. Camino, vereda o senda de tierra. 3. Mar. Rumbo o dirección que llevan en su navegación las embarcaciones.

Habiendo nacido en Jaén poco habría de saber yo de navíos y de embarcaciones, y sin embargo, me cuentan, antes de nacer ya viajó mi madre conmigo en uno de aquellos ferrys que hacían la ruta Cádiz -Las Palmas, ruta que repetí en barco varias veces en mi vida hasta que terminé por vivir aquí, en Las Palmas de Gran Canaria.

Luego, mis lecturas de Salgari, Jack London y Pérez Galdós me hablaron de viajes por mar y ese lenguaje marino que nunca he llegado a entender del todo, pero que habla de aventuras, de rumbos, de incertidumbres.

Derrota. Rumbo. Estos días cambio de rumbo. Tras siete años en el CEAD, Centro de Enseñanza de Adultos a Distancia, parece ser, aún no es seguro, pero sí muy posible, que el curso que viene no esté en él. En su momento entré por una entrevista donde se valoraron mis aptitudes y conocimientos informáticos. Eran tiempos de Moodle y plataformas online. Ahora, si me voy, que parece que sí, lo haré porque, pese a mis 22 años y 11 meses, no tengo antigüedad suficiente para quedarme. Son otros tiempos aquí.

Durante siete años, lo reconozco, he sido un privilegiado. Disponer de más tiempo, de menos alumnos, de alumnos adultos, de menos burocracia, me ha permitido buscar, escribir, probar aquello que seguramente no habría podido en otras circunstancias. En su momento pensé que el modelo aquí sería la enseñanza online, las plataformas, los contenidos personalizados. Y visité aquellos sitios que me hablaban de ello. Cataluña, Madrid, Andalucía… asumí responsabilidades para las que quizás no estaba preparado, me peleé con Moodle, Mambo, los blogs y otras herramientas, me apunté a cursos, unos buenos, otros menos buenos, conocí gente, intenté crear comunidades, me apunté a proyectos…

Pero he sido derrotado. Quizás antes de hoy, quizás hace unos años. Cuando me di cuenta que no soy capaz de cambiar las cosas, que nadie me sigue ni quizás me entienda, que los tiempos, parece, no van por ahí, sino por mantener la enseñanza de adultos como había sido siempre. Y lo cierto es que viendo mis resultados este curso no puedo estar contento. De alguna manera, noto estos últimos cursos en mí una vuelta al aprecio al dibujo tradicional y un cierto rechazo a las nuevas tecnologías, lo que quizás sea la señal de que quizás un cambio de rumbo sea lo mejor que pueda pasarme. Y quizás, sí, ironía, así pueda esperar a que los años me den la antigüedad hoy necesaria aquí para impartir la enseñanza a adultos.

Este blog "Discentia" ha estado desde el principio muy ligado al CEAD y a mi experiencia en la enseñanza de adultos. Lo comencé como una aventura de aprendizaje y en él he puesto muchas de mis reflexiones sobre la educación y sobre lo que me rodea, así que será uno de los primeros afectados por este cambio de rumbo. Hace unos días amenazaba con dejarlo, y miren por dónde, antes parece que me han dejado a mí sus circunstancias. Ya veremos hacia donde sigo.

Del CEAD, como centro, como espacio, como personas, quizás escriba más adelante. Mucho he aprendido, apreciado y crecido en otros ámbitos estos años, pero de momento, como los marinos, preparo mi nave para un nuevo rumbo, tirando por la borda todo peso innecesario, haciendo acopio de recursos, de ideas, de objetivos y de cartas de navegación.

Derrota. Cambio de rumbo.


martes, 19 de junio de 2012

Evasión o Derrota

Los dos grandes "evadidos" de la transición fueron "El Lute" y "El Dioni". El primero se hizo abogado, y el segundo ha trabajado de tertuliano en la tele. Curiosamente, como nuestro presidente y su ministro de Educación.

En estos días de fútbol y Eurocopas he recordado la película "Evasión o Victoria".
En ella, un grupo de presos de un campo de concentración organizan un partido de fútbol contra los alemanes, como medio para fugarse del campo. Y al final han de decidir entre fugarse, o quedarse y ganar el partido.

Algo así me parece estar viendo estos días, donde el futuro que nos ofrecen es la evasión: evasión en forma de fútbol televisado y victoria deportiva, o evasión en forma de emigración y derrota hacia otros lugares donde encontrar aquello que aquí no tenemos: trabajo.

Sé que está mal mezclar fútbol y política, o fútbol y economía, o fútbol y educación. Hay quien me dice que es deporte y que son independientes. Yo no lo creo, porque no soy yo quien los ha mezclado, pues aquí hace años que la política fiscal, económica y hasta educativa de los clubs de fútbol y de los futbolistas sigue rumbos diferentes a las del resto de trabajadores y empresas, entre la tolerancia y evasión general. 

Unos datos: Alemania ganó su último mundial de fútbol en 1990, en plena unificación, y su última Eurocopa en 1996. Nosotros las hemos ganado en plena crisis económica y de empleo. Aquí los clubs deben 752 millones de euros, en Alemania... no.

Y puede que ganemos esta. Pues qué bien. La celebraré con mi familia como un triunfo deportivo y de superación.

En todos estos meses de hablar de millones de euros, de porcentajes, de índices, de créditos, no he oído nada de políticas de empleo, de iniciativas que lo generen, de futuro industrial o laboral. Nuestra ministra de trabajo, que dicen que nunca ha trabajado en una empresa, me dicen que se ha ido al Rocío, y el Papa, que el año pasado estuvo por aquí nos dice que la solución es... rezar.

También nos dicen que el crédito generará crédito y eso trabajo. Pero por lo que yo sé, el crédito generará intereses que habrá que pagar... con otro crédito, y así... Hace 20 años Alemania absorbió a otra Alemania pobre. Decidió que podría ser buen negocio pagar a otros países para que cerrasen sus minas y fábricas, eliminasen las aduanas y se hiciesen clientes suyos, y comprasen coches, trenes y electrodomésticos alemanes. Aquí recibimos su dinero por prejubilar, cerrar y hacer vías de tren y autovías. Además les vendimos nuestras empresas eléctricas, de aguas, de transportes y de comunicaciones, que generaban ingresos al Estado. Era "Europa" e iba a haber "competencia", bajada de precios y hasta subida de sueldos... para unos pocos. Quienes eso hicieron pensaron en su presente, no en el futuro de sus hijos. ¿De qué vivirían una vez se acabasen esas obras, con esas fábricas cerradas? ¿del Turismo? ¿todos viviríamos del turismo "todo incluido"?

Esta no es Europa. Es una falsa Europa desunida que lleva 20 años de desgobierno, de desparlamentos, de burócratas sordos, de políticas nacionales, de rivalidades provincianas, de subsidios, de políticos prejubilados de lujo y de burocracias infinitas. ¿Y quieren de verdad que generemos confianza así?

Evasión.
Esa es la palabra: evasión mental, política, fiscal, laboral, económica.
Fuga de ideas, de dinero, de trabajo, de educación...

Y crédito. Un país que vive a crédito. De puro descrédito.

viernes, 18 de mayo de 2012

Museos

Museo Thyssen - exposición

Hoy -y creo que mañana también- se celebra el día mundial de los Museos.

Por lo que yo recuerdo, Museo es, parafraseando a Maurice Sendak, recientemente fallecido, el lugar "donde habitan las musas". Y las musas eran diosas que inspiraban… la Música. 

Aunque luego los griegos parece ser que vieron que se quedaron cortos, y fueron añadiendo más y más musas, para la Poesía, para la tragedia, para la Comedia, para la Danza y hasta para la Historia, la "poesía didáctica" o la Astronomía. La genealogía de las musas y su número es algo complejo y no me detendré en ello, pues de lo que yo quiero escribir es de los museos.

Lo cierto es que los museos han proliferado ya más incluso que las musas y hay museos sobre todo y para todo, del jamón, de la mar, de la Ciencia, del comercio, de personas concretas, famosas o no. Hoy, todo, inspire o no, es susceptible de ser convertido en museo. (Aunque yo, por cierta deformación profesional, me centraré sobre todo en los museos "de Arte", sea este el antiguo, el moderno, o el "contemporáneo", aunque creo que muchas de mis preguntas y reflexiones bien podrían servir para otros museos).

En algunos casos, y muchos en los últimos años, los museos se crean de la nada, en torno a singulares edificios que constituyen en sí mismos "el Museo". Lo de menos es a veces el contenido, sino el continente, que si es grande, vistoso y de nombre críptico, extranjero o acrónimo será aún más visitado, publicitado y halagado en los medios.

Otras veces, los edificios que ya tenían o tuvieron un uso, como palacios, estadios, o jardines, con una función propia, y pienso ahora en la Alhambra, aunque hay cientos de ellos, piensen, se reconvierten en museos, museos de sí mismos, visitables, y por supuesto, cobrables.

¿Habitan ya estos lugares, los museos, las musas?

He conocido muchos museos. Y visitado lugares inspiradores, como la Alhambra, antes de que fueran "Museo". Los suelo visitar cuando viajo, en aquellas ciudades o lugares adonde voy, normalmente con una libretilla en la mano y un lápiz o rotulador, y dibujo lo que veo allí, lo que me llama la atención, lo que me inspira, no sigo las rutas, avanzo y retrocedo, hago una visita rápida y luego regreso a lo que me conmovió. Y me paro allí, ajeno a la cola de gente que se empuja, que habla, que se acerca y dice mirar, pero normalmente no ve. A veces miro de reojo a los niños, que llegan nuevos y se paran y se fijan y, como yo, no siguen las normas que unos estirados guardias se empeñan en recordar.


Ahora la moda es llevar un aparato en la oreja. Es curioso, no te dejan usar el móvil, pero todos circulan allí en fila, con un móvil que oyes sin querer, que no te deja mirar, que les cuenta una historia de números, de fechas, de anécdotas y estilos.
Exposición Chagall - Museo Thyssen - 2

Y me temo que las musas no suelen ya habitar los museos. Se suelen esconder ante las multitudes. A lo mejor, los días que viene poca gente, conversan al oído de los niños o rozan con sus túnicas alguna escultura móvil o algún cuadro, o iluminan con un rayo de sol algún color oculto o una pincelada.

¿Inspiran nuevas obras, expanden cultura, crean inquietudes los museos?
Unos sí, otros muy poco. Y claro, depende también del nivel cultural y de inquietudes de quien los visita. La mayoría lo que suelen inspirar son compras, recuerdos, "merchandising", camisetas, libros y postales que acabarán en algún rincón de nuestras casas. 

Y además, no suele haber lugar en los museos para crear, y si lo hay está muy alejado de lo visible, como un lugar aparte. Y es que crear, según parece, más bien turba el "natural" recorrer de las visitas.

Hay sin embargo, todo hay que decirlo, en algunos museos -pocos, cada vez más pocos- espléndidos gabinetes pedagógicos, aunque por desgracia, en mi opinión, más orientados a esa segregación educación/vida/arte, o enfocados, no a la creación/inspiración de artistas, sino a la divulgación y "domesticación" de futuros consumidores culturales, y que además, es la crisis, están en "franco" retroceso, o decididamente se dirigen a ser "de pago" por ese servicio de… guardería cultural.

¿Son pues los museos  lugares vivos, creativos y populares, o más bien "cementerios" o "templos" del arte, secuestrado, a veces hasta robado, comerciado y enmarcado para su consumo de masas?

Es imposible usar la misma respuesta para todos los museos. Y sin embargo, en mi opinión, y por desgracia, es el segundo modelo el que se está imponiendo y defendiendo: museos recaudatorios, masificados, "privados" y de pago, aunque hayan sido costeados con dinero público, y permanentemente vigilados, y limitados. 

La gran tienda es hoy el fin último de cualquier museo que se precie. Allí acaban todas las visitas. 

Los cuadros y otras obras se hacinan entre pasillos de hileras de gente que está allí dos segundos, los justos para pasar al cuadro u obra siguiente, lugares donde se impide hablar, acercarse y por supuesto tocar, pero menos aún reproducirlos y hasta está mal visto el pararse ante ellos demasiado tiempo, o mirarlos de lado, boca abajo o en una perspectiva distinta.

Por no hablar también de aquellas dos terceras partes de obras que suele haber ocultas, como en los icebergs, permaneciendo invisibles en los sótanos a la espera de que la moda, algún restaurador extranjero, o la casualidad permitan mostrarlos en alguna sala algún día.

¿Tienen futuro los museos?

No lo sé. Yo seguiré visitándolos, si puedo y me dejan, porque es cierto que pocas cosas hay más emocionantes que contemplar una obra original, revisarla, intentar pensar como el autor o autora , revisar su trazos, su historia, o su época, e intentar seguir inspirándose y aprendiendo en ellos.

Sin embargo, no dejaré de pensar en que hay algo de lúgubre y triste en esa exposición de obras alejadas de su lugar original, rígidas y ancladas a las paredes como lápidas, apartadas de la luz solar y de las manos, ojos y voces de los niños, descritas con su fecha, título y técnica y una sucinta mención en el catálogo.

Porque lo cierto es que a mi me gustan otro tipo de museos, más cercanos, que esperan el momento en que algún niño los visite y sonría ante sus obras, corra o se asuste asombrado, para luego, en casa, intentar dibujarlas en su cuaderno... o en la pared.

Exposición Chagall - Museo Thyssen - 4


Hay pocos museos de estos, pequeños, cercanos, tranquilos, y están en peligro, pero los hay, y se merecen un post aparte. Y en ello estoy, pero les daré una pista:
Sorolla. Portrait. 6 - Final

martes, 15 de mayo de 2012

15M... San Isidro

Antes del año pasado, el 15 de mayo me recordaba a mi padre. Sí, como ven, últimamente recuerdo mucho a mi padre, tanto, que es posible que le dedique un post a él. Pues bien, mi padre era perito agrícola, y el 15 de mayo se celebra el día de San Isidro, su patrono, a lo que hay que añadir que mi padre era madrileño, así que un día como hoy la fiesta era doble, y solía ir acompañada con una comida a la que mis padres asistían con sus mejores trajes, como si fuese un fin de año o una boda, entre la expectación y el asombro de mis hermanos, hermanas y yo.

San Isidro, patrón de la agricultura, de los peritos agrícolas... y de Madrid.


15 de mayo, día de procesiones, toros y verbenas. Que Madrid tenga por patrón a un santo agricultor, conocido por echar la siesta mientras unos ángeles con sus bueyes hacían su trabajo, me da qué pensar.

Los patronos son modelos populares que alguien, la Iglesia, pero también los políticos locales, mantienen ahí por algún motivo. ¿Precisa Madrid de un santo agricultor y orante? ¿Precisa Barcelona de un santo caballero y matador de dragones? otro tanto podríamos decir de patrones y patronas de nuestra geografía. ¿Son sólo tradiciones, o algo más?

Bueno, pues resulta que el pasado 15 de mayo cayó en domingo. Y dejó la Puerta del Sol ocupada. No entraré en la génesis e historia del 15M. Otros y otras lo harán mejor y con más conocimiento.


Aún así, sin ser experto, el año pasado, en menos de un mes, dediqué 11 post de este blog a intentar explicarme el 15M (y al comprobarlo, no me extraña que hay quien no considere este un blog "educativo al uso", algo que por otro lado nunca pretendí que fuera, y es que ya saben: no soy "cool" ) Estos post fueron, cronológicamente:

22 de mayo de 2011 - Imágenes sobre el cambio, sobre Sol, el 15m y sus lemas
28 de mayo de 2011 - No soy "cool"
29 de mayo de 2011 - ¡Mira a lo alto!
31 de mayo de 2011 - Carteles para una revoluciónn
31 de mayo de 2011 - Comentando…
1 de junio de 2011 - Dos canciones: fe y rutas
2 de junio de 2011 - Acampada Las Palmas
4 de junio de 2011 - Mis propuestas educativas
5 de junio de 2011 - Romance de los Mossos
6 de junio de 2011 - Porque nos importa un pepino
13 de junio de 2011 - 15 M 

Aún así, para mí analizar este "movimiento asambleario de protesta y cambio" me resulta difícil, pero voy a intentar analizar algunos puntos:
- "Movimiento" - no deja de ser curioso para mí llamar "movimientos" o "movilizaciones" a concentraciones cuya función principal parece ser "permanecer" en un lugar el máximo tiempo posible).
- "Asambleario" - tras permanecer muchos años en un sindicato de la enseñanza "asambleario", asistir a una sola asamblea en la acampada Las Palmas y haber leído y visto vídeos de otras, y aceptando que algunos testimonios pueden ser emocionantes y hasta muy atinados, su fuerza suele diluirse en el escaso tiempo disponible, en el aquí y ahora, en los problemas diarios o personales.
- "Protesta" - la visión de los lemas, de las plazas llenas, de los gestos pacíficos, de la firmeza en mantenerse y ayudarse, no cabe duda que me impresionan y emocionan al verlos, o leerlos, pero ¿basta protestar o hablar para cambiar las cosas?
- "Cambio" - la pureza en apartarse de partidos y tendencias, en reunirse en los barrios, en resolver desahucios o directamente el hambre o problemas de otros, no deja de ser admirable humanamente, pero, ¿ha cambiado algo? me pregunto yo. No lo parece. ¿Se puede forzar un cambio por este sistema? ¿Se puede dejar el cambio a la suerte?


Sin querer avanzar más, recuerdo aquí el mundo educativo y aquellos que me dicen que con pequeños cambios locales se puede cambiar la educación, y yo les recuerdo aquelo de que para educar hace falta toda la tribu, y que un simple decreto, un 1% menos en algo, hace -y deshace- pregunten a Wert, mil veces más que una explicación en clase o un proyecto "innovador".

Leo a Galdós estos días y su "Fontana de Oro" (¿recuerdan?) y sus conspiraciones, asambleas, asonadas, periodismo y hasta el pueblo de Madrid de entonces me recuerdan mucho al de hoy en día. Si antes se avisaba boca a boca hoy son los móviles, y si antes eran proclamas de café ahora lo son post de blogs, y donde había capitanes generales, hoy hay delegadas del gobierno, pero poco ha cambiado, me parece.

Hace más o menos 200 años en Europa dos reyes firmaron declaraciones de derechos de sus ciudadanos.
En Francia, a su rey, que no creía ni en su firma, le guillotinaron y proclamaron una república de ciudadanos.
En España, años después, lo cuenta Galdós, su rey, que tampoco creía en los derechos de sus ciudadanos, pidió ayuda a Europa para recortar esos derechos, que algunos, dicen que no pocos, saludaron aquí con un "¡Vivan las cadenas!". Y es que en este país, ya saben, nos importa todo un pepino.


Para ello basta mirar nuestros últimos candidatos a presidente y leer sus currículums:

Ambos, más de 30 años en "política", diputados,
Ministros de Educación, Presidencia, e Interior,
Vicepresidentes primeros de gobierno

En fin, mientras escribo esto y no hago nada, un post más en el muro global de hoy,  siento pensar así, pero es que creo que mientras no se pase a la acción, a la verdadera acción global, conjunta, esa otras palabras y pequeñas acciones sólo sirven para crear santos, como San Isidro...

Lo que me recuerda que debo echarme una siesta, a ver si algún ángel me terminase este post... o si al menos, como Sorolla, me pintase unos bueyes...