lunes, 13 de junio de 2011

15 M

2 números, una letra. Simplicidad máxima.

Así he titulado un vídeo sobre las acampadas y las jornadas y movilizaciones sucedidas desde el 15 de mayo pasado.

Aunque la idea me rondaba en la cabeza, la proposición partió de Memori@, que, por email me pidió que colaborase con ella en algo para el fin de las acampadas, que ayer domingo se levantaban.

Colaborar. Bonita palabra. Me hizo pensar sobre qué entiende la gente por colaborar, y qué entiendo yo también. Memori@ me envió fotos de las acampadas y una canción del cantante y compositor Sixto Armas, "Dicen que está loco", que le autorizó a reproducir.

Colaborar. Creo que yo no sé colaborar. Y menos a distancia. Algo se pareció a mi idea cuando comenzamos con las traducciones de TED en grupo y cada uno/a añadía o comentaba. Luego, TED dividió el trabajo en traductores/as y correctores/as y, en mi opinión, se acabó la colaboración.

Pues no. No sé colaborar. Sé aceptar trabajos, no decir que no, echar horas en cosas que no sé dónde llegarán… Pero creo que eso no es colaborar. Poner mi pincel o mi ratón para ilustrar algo, sin cambiar, mejorar, aligerar mi modo de trabajo, no es colaborar. 

Y menos aún cumpliendo plazos. Memori@ el miércoles quería algo hecho para el viernes. No pudo ser.

Así que mi trabajo "colaborativo" consistió en eso: coger las imágenes que me enviaron, "acuarelizarlas", hacer lo mismo con algunos de los estupendos retratos de Huella Sol, ponerle la música de fondo de Sixto, ajustar los tiempos, zooms y transiciones. Revisarlo y subirlo a Youtube y a Vimeo. Días pensando, horas haciendo, tiempo inmedible, otra más de mis "inutilidades":

Por cierto, los vídeos son iguales. Sólo que los subí a dos plataformas diferentes:



martes, 7 de junio de 2011

Concurso Nacional de Tarados

Discúlpenme el título tan poco "políticamente correcto", pero cuando la indignación progresa, uno no cree que sea bueno moderar su lenguaje.

Cuando los docentes hablamos -o callamos- sobre los males de la Educación, omitimos muchas veces los antiquísimos y burocráticos procedimientos de formación, selección, y de adjudicación de destinos, que tenemos. Estos se llaman currículos de Escuelas y Universidades, oposiciones y concurso nacional -o no- de traslados, respectivamente.

Y lo omitimos, supongo, porque somos resultado de los mismos, o de una tercera opción, algo más "amañada", pero igualmente burocrática y antigua, que se llama "comisión de servicios".

Otro día podríamos hablar -o no- de Universidad, oposiciones y comisiones de servicio, pero hoy es el día de hablar del Concurso Nacional de Tarados, digo de Traslados.

Hoy se publican los resultados del concurso nacional de traslados de profesores/as de Secundaria y otros cuerpos. 14.569 participantes, dice la resolución. Hace unos días se publicó el de maestros/as. 15.484 decía la resolución.

¿Saben lo que es eso?
A 30.000 personas, docentes, estos días se les ha adjudicado un puesto de trabajo según una convocatoria publicada hace unos meses donde hicieron una solicitud, en algún caso obligatoria, y en otros casos voluntaria, a unas plazas que no sabían exactamente si les iban a dar, o en algún caso, si estarían vacantes.

¿Creen que es el mejor procedimiento de selección de puestos de trabajo?

Las administraciones educativas, desde hace siglos, creen que sí. 

¿Y cómo es ese "concurso"?

- Las administraciones educativas establecen unas plazas vacantes, las que ellas quieren, a las que se sumarán -o no- aquellas que queden libres en virtud del mismo concurso.
- Las administraciones educativas establecen un baremo, donde priman la antigüedad frente a méritos académicos, de formación u otros méritos como los cargos a su servicio desempeñados. Eso quiere decir que, así como la valoración de la antigüedad no tendrá límites, los cargos y la formación tendrán un máximo de puntos.

¿Es esto un concurso?
Pues efectivamente, ya que la suerte interviene en gran medida en el proceso.
¿De méritos?
Pues depende. El mérito mayor será permanecer vivo/a sin moverse durante años, es decir, la antigüedad. Los otros méritos, hasta cierto límite. Formarse en demasía o desempeñar muchos cargos no traerá demasiada cuenta.
¿Cómo se evalúa?
En papel. Centenares de folios compulsados, sellados y certificados por los organismos pertinentes. No vale cualquier formación. No vale cualquier competencia. Ha de estar sellada y firmada. Y no pasarse. Sólo valorarán hasta… x puntos.

Este es el Concurso Nacional de … eso.

¿Es el mejor sistema de selección de puestos de trabajo?
¿El único posible?

Y...
¿Oirán hablar a sesudos docentes sobre esto como una de las causas del estado actual de la educación?

lunes, 6 de junio de 2011

Porque nos importa un pepino

Que nuestra economía dependa del buen estado de unos pepinos es algo muy serio.
Que baste un precipitado y erróneo análisis en Alemania para que toneladas de verduras vayan a la basura es algo muy triste, e indignante.

Es la diferencia entre países que venden pepinos y países que venden coches de lujo, o trenes de alta velocidad. ¿Cuántos pepinos, o tomates, hay que vender para pagar esos productos que alegremente adquirimos?

Porque no sólo son las verduras.
¿Qué haremos cuando retiren la bandera de una playa por un precipitado análisis, o destinen el turismo alemán o inglés a otras playas y países, porque sí, porque les interese entonces?

Pero trenes, coches de políticos, maquinaria, móviles, y sueldos de eurodiputados/as los pagaremos todos/as.

Porque sí.

Porque nos importa un pepino.


Y mientras tanto, yo dibujo "gurkes", pepinos en alemán. 
Por lo mismo.








domingo, 5 de junio de 2011

Romance de los Mossos

27 de mayo de 2011
(No sé si será un homenaje, quizás no lo sea. Este romance está basado, casi todas las palabras son de él, todo el ritmo y la idea, en el "Romance de Guardia Civil española" de Federico García Lorca, publicado en 1928, hace… 83 años).




Sus cascos bien negros son. 
Y sus furgonetas negras. 
En sus chalecos relucen 
manchas de sangre y de cera. 
      *
Tienen, por eso no lloran, 
de plomo las calaveras. 
Con el alma de charol 
vienen por la calle entera. 
      *
Jorobados y nocturnos, 
por donde animan ordenan 
silencios de goma oscura 
y miedos de fina arena. 
      *
Pasan, si quieren pasar, 
y ocultan en la cabeza 
una vaga astronomía 
de pistolas inconcretas.
      *
¡Oh ciudad allí acampada! 
En las esquinas leyendas. 
La luna y la calabaza 
con tus frutas y conservas. 
      *
¡Oh acampada Barcelona! 
¿Quién te vió y no te recuerda? 
Ciudad de paz y de almizcle, 
tiene sus torres de tela.
      *
Cuando llegaba la noche, 
noche que noche nochera, 
acampados en sus tiendas 
forjaban soles y lemas. 
      *
Ciudadanos olvidados, 
llamaban a todas las puertas. 
Cantos de grupos cantaban 
más allá de las fronteras. 
      *
El viento, vuelve desnudo 
la esquina de la sorpresa, 
en la noche platinoche 
noche, que noche nochera.
      *
¡Oh ciudad allí acampada! 
En las esquinas leyendas. 
Apaga tus verdes luces
que los mossos ya te llegan. 
      *
¡Oh acampada Barcelona!  
¿Quién te vió y no te recuerda? 
Dejadla cerca del mar, 
sin peines para sus crenchas.
      *
Avanzan de dos en fondo 
a la ciudad de la fiesta.
Un rumor de bolas negras 
invade sus cartucheras. 
      *
Avanzan de dos en fondo. 
Hacia las torres de tela. 
El cielo, se les antoja, 
una vitrina de espuelas.
      *
La ciudad libre de miedo, 
multiplicaba sus puertas. 
cientos de mossos de escuadra
entran a saco por ellas. 
      *
Los relojes se pararon, 
y el agua de las botellas 
se disfrazó de noviembre 
para no infundir sospechas. 
      *
Un vuelo de gritos largos 
se levantó entre las telas. 
Las porras cortan las brisas 
que los cascos atropellan. 
      *
Por las calles de penumbra 
huyen jóvenes y viejas 
con sus cabellos dormidos 
y paz en sus manos llenas. 
      *
Hoy las calles bloqueadas 
los mossos vuelven siniestras, 
dejando detrás fugaces 
remolinos de dolencias. 
      *
En la Plaza Cataluña 
ciudadanos se congregan. 
algunos, llenos de heridas, 
sus manos levantan plenas. 
      *
Tercos fusiles agudos 
en la mañana resuenan. 
Las gentes curan heridos 
con salivilla de estrella. 
      *
Pero los mossos de escuadra
avanzan sembrando penas, 
donde joven y desnuda 
la imaginación se expresa. 
      *
Jóvenes de la acampada, 
gimen mirando su tienda 
como la rompen y llevan
alegando que es limpieza. 
      *
Otras muchachas corrían 
perseguidas por sus trenzas, 
en un aire donde estallan 
rosas de pelotas negras. 
      *
Cuando desde los tejados 
surgieron gritos de pena, 
la mañana meció hombros 
en largo perfil de piedra.
      *
¡Oh ciudad allí acampada! 
Los mossos por fin se alejan 
por un túnel de silencio 
mientras lágrimas te cercan.
      *
¡Oh, acampada Barcelona! 
¿Quién te vio y no te recuerda? 
Que te busquen en mi frente. 
juego de luces y telas.



sábado, 4 de junio de 2011

Mis propuestas educativas

Es posible que ante tanta crítica, consideren que tengo poco que aportar salvo ironía. Y desde luego, yo no confiaría mucho en las propuestas de alguien como yo, que en 22 años no ha cambiado la educación.

Pero hoy, en Twitter, Joaquín Martínez me pedía, junto a otros : 

@JuditMF @jmonteo @pvil @sigfridoharo @jordibonmassip ¿Seguimos conversando? Cambiar la educación peacefully :) http://bit.ly/jyiKPr

Ese enlace me llevaba a un documento donde se reúnen algunas propuestas educativas recogidas estos días bajo el tag #edusolchat. 

No las comparto todas, y algunas en absoluto, y quizás por eso me he puesto a escribir, y hasta que me he cansado, es esto lo que he escrito. No sean muy duros/as conmigo. Además, estas propuestas están inacabadas y como lo he ido tuiteando, aparecen fraccionadas en frases cortas:


Mi propuesta educativa es precisamente la falta de propuestas y la reunión de todas las posibles. Ya lo decía García Calvo el otro día: entrar en propuestas, en “proposiciones de futuro” es entrar en la trampa. Podríamos reunir un millón de propuestas educativas, todas perfectamente válidas pero imposibles de llevar a la práctica. Sin embargo…

La educación es un derecho, basado en la libertad, la igualdad y la fraternidad de todos/as, no de unos/as más que de otros/as. 

La educación no es un producto, no es un mercado, no es algo a repartir o dividir. Es común y al mismo tiempo individual.

La educación tiene tres fines: cultura, trabajo e investigación.

Para conseguir sus fines ha de reunir a docentes, alumnado, administración, familias y empresas.

Para educar un niño/a es necesaria TODA la tribu.

Hay que retirar la Educación a inoperantes gobiernos y comunidades y crear una mesa estatal que marque su futuro.

La educación no tiene fronteras ni plazos ni límites, su fin será educar para un mundo amplio flexible y para toda la vida.

La educación es social y personal. Respeta al individuo, pero preserva a la sociedad y fomenta la colaboración.

La educación comienza con el nacimiento, y quien primero educa es la familia. Se facilitará que eso sea posible. 

Los primeros años de educación de niñas y niños serán vitales. Se buscarán los mejores maestros/as para ello. 

La formación,selección y retribución de los mejores maestros/as posibles será objetivo prioritario de la Educación.

La igualdad de oportunidades en todos los centros sostenidos con fondos públicos será garantizada y revisada.

Todos los centros educativos dispondrán de superficie interior, deportiva, cultural y ajardinada proporcional a su alumnado.

La distribución de tiempos educativos no se hará por materias o relojes, sino por proyectos, tareas y plazos naturales.

La programación educativa será diferente según edades, desarrollo y objetivos de cada etapas, que serán ciclos vitales.

Las actividades al aire libre y colectivas serán prioritarias, según clima y edades, favoreciendo el desarrollo físico.

Se favorecerá el progresivo aumento de tiempo de formación del alumnado en espacios fuera de los centros educativos.

Bibliotecas, Museos, Edificios administrativos, deportivos y empresas serán también lugares de formación.

Se llegará a acuerdos con dichas entidades para convertirlas en espacios educativos de formación y de cultura.

Los centros educativos tendrán los medios necesarios para favorecer la comunicación en red con todo el mundo.

La educación facilitará el disfrute y la creación de la cultura propia en todas sus facetas, y el respeto por las ajenas.

Los centros educativos tendrán espacios para creación y expresión artística y para iniciación en la investigación. 

Los centros educativos educarán en democracia mediante el conocimiento y expresión de derechos y deberes. 

Los centros educativos contarán con órganos de representación democráticos que supervisarán su equipo directivo.

El profesorado se seleccionará según procedimientos que valoren su formación, competencia educativa y de trabajo en grupo.

Y aquí lo dejé… para no tener propuestas educativas sobre #edusolchat , me pasé… ;-))  y ahora las puse en  este blog. Posiblemente añada o corrija alguna en el futuro.

viernes, 3 de junio de 2011

Criticando a los que hacen (y 3)

No suelo hacer aclaraciones, pero estos artículos son una trilogía y como tal, están relacionados. Por ello diré algo sobre el primer párrafo del artículo anterior. El concepto de "egoismo" en mí no viene de ninguna religión, ni lo veo como algo negativo. Más bien creo que es imprescindible ser "egoísta", sin perjudicar a los demás. Por contra, creo que algunas doctrinas de "olvido del yo" y "generosidad extrema" son enfermizas y muy perjudiciales. Respecto a la categorización del docente al que me refiero, leyendo este capítulo final entenderán que para mí no existen categorías entre docentes. Así que, según mi particular sentido del humor, es una ironía. Como otras partes de estos artículos. Siento si no se entienden así, y respeto que otras personas no lo vean igual que yo. Dicho esto, comienzo:

Criticando a los que hacen (2)

Después de lo que escribí ayer, me criticaron por ser muy "yoísta", que me imagino es castellanización de "egoísta". No voy a clasificar a quien lo dijo, pero ya se imaginarán a qué grupo de docentes pertenece... ;-)

Bien, de acuerdo, quizás hice un análisis muy simplista sobre por qué no cambié la educación. Hoy hablaré de mis jefes. Ellos les diran que no tienen culpa ninguna, que el que daba clase solo era yo, vale, bien, pero no quiero restarles su parte del mérito, ellos/as también "hacen", así que, buscando en la Wikipedia he encontrado algunos de mis jefes:


Algunos nombres le sonarán: Juan Carlos I (el que más lleva de jefe), Javier Solana,... Alfredo Pérez Rubalcaba,... Jerónimo Saavedra,... Esperanza Aguirre,... Mariano Rajoy,... otros nombres se hicieron menos famosos. En total, en 22 años, un rey y 11 ministros/as de Educación. (¡Anda, como un equipo de fútbol!).

Pues bien, siento decirlo, pero no son un equipo ganador. No han mejorado la educación. Cambiarla sí que la han cambiado. Cada uno o una de ellas trajo una ley o dos que se las firmaba el Rey y me la daban luego a mí. Pero nada, yo me leía los epígrafes, me iba a mi clase, y nada, mis alumnos seguían sin ganas, el profe de Religion fumaba en el pasillo, la Universidad cambiaba "nosequé" y al final los jóvenes sin estudios y sin trabajo. Un desastre, para qué lo vamos a negar.

Empezaré por el Rey, que como ya saben, no da clase, pero "hace", predica con el ejemplo. Y el ejemplo, bueno, mejor juzgan ustedes por dónde y qué estudió, dónde y qué estudiaron sus hijos, pero el ejemplo básico es uno: no está donde está por algún proceso de selección o votación. Está ahí por la historia. ¿Basta la historia para eso? pues curiosamente, será la historia quien lo diga, aunque tal como la escriben últimamente...

Y luego los ministros y ministras. Ellos/as también "hacen". Tenían alumnado, profesorado, familias, empresas con ganas de cambio. Pero cambiaron poco. Leyes. Muchas. Demasiadas. Desarrolladas en decretos. Luego en Comunidades Autónomas. Corregidas, aumentadas, derogadas. Papeles y papeles. Palabras. Y poco más.

Dicen, no yo, que "Las leyes de la educación en España no han sido efectivas", pero basta mirar la evolución histórica del sistema educativo español para ver que han sido muchas. Y si quieren buscarlas, el Ministerio tiene su propio buscador, que se llama Leda (ya saben, aquella joven que Zeus sedujo convertido en cisne, que hay que ver estos griegos y su imaginación...).

Así que no podemos decir que el Rey y sus ministros/as no sean de los que "hacen". "Hacen", y mucho. Por eso los critico, ya me conocen.

Y luego están los consejeros y consejeras de Educación de las Comunidades Autónomas. Ellos/as también "hacen". Se reunen con el ministro o ministra en un gran salón de Alcalá, con tapices de Goya en las paredes. Y ellos/as también quieren "hacer". Y proponen cosas: "¿No podríamos cambiar esto o aquello? ¿no podríanme dar algo más de dinero?,...¡ los viajes son caros!! ¿y no podríamos regalar terreno público a los colegios concertados? ¿porque no cambiamos algo de la ESO, no sé, una asignatura?... yo sólo tengo un 64,3% de abandono, ¿y tú?"

Así que, de vez en cuando salen con un cambio, una asignatura que se cae (la Música, la Plástica, el Teatro, "¿conoces tú algún músico, pintor o actor?" se preguntarán, "no, pero abogados,... y mi vecino de "urba" es empresario") así que crean "derecho empresarial" u otra asignatura así. Pero la Religión se mantiene en las escuelas. Incluso le crean "alternativas". "Hay un concordato anterior, firmado entre dos señores autoritarios", te dicen, Así, como lo oyen, eso dicen, y "hacen".

Porque otra cosa "hacen": sus hijos e hijas no estudiarán en escuelas públicas. "Demasiado lejos", dirán. O "poco seguras", alegarán. "No quiero que se sientan "presionados/as", justificarán. "Las escuelas privadas tienen su corazoncito", te dirán. Y hasta le concederán una subvencion. O terrenitos. Los que faltan en las aulas y patios de colegios... públicos. Y claro, cuando sean universitarios/as los enviarán al extranjero. "Es por la lengua", dirán. "Es por todo lo anterior", repetirán.

Así que, salvo inauguraciones y estrechones de manos eventuales, casi todas en periodo electoral, no pisarán una escuela pública. Durante años. Pero "hacen", vaya que si "hacen".

Por eso les critico.

Y les concedo una parte de mi culpa en que no cambie la educación. Han "hecho" un montón de cosas y no han cambiado la educación.

A lo mejor esperaban ustedes alguien más pequeño. O menos listo. O menos rico y poderoso. Pues no. Ellos y ellas también. Aunque me han dicho que si persisten haciendo lo mismo, o mandándolo, con el tiempo todo cambiará. Que ya está cambiando. Eso me han dicho.

jueves, 2 de junio de 2011

Criticando a los que hacen (1)

Dicen algunos expertos educativos que a las ya dos tradicionales categorías docentes, "los/as que hacen", y "los/as que no hacen", hay que añadir un tercer nivel, "los/as que critican a los/as que hacen".

Incluso, metido yo a aprendiz de experto, yo añadiría más niveles, como un cuarto nivel, "los/as que critican a los/as que critican a los/as que hacen", y así sucesivamente.

Pues bien, yo "soy" un docente de los terceros/as,… y de los primeros/as… y de los segundos/as… y hasta de los cuartos/as y demás. Tengo "mis" días.

Más en serio, me preocupa ese afán clasificatorio y evaluador. Ese "son" o "somos", encubierto bajo un "hacen" o "no hacen". Me recuerda mucho a mis años de alumno en un colegio religioso, el mejor de la época en Jaén, por otra parte. ¿Habrá ya una lista de "pecados"? ¿Y un "simpecado"?¿Será "no hacer" usar la tiza, y "hacer" tener los pedeefes en el iPad? Tendré que consultarlo. ¿Pero con quién?

Bueno, no quiero volverles locos, locas, o viceversa, así que hoy criticaré a los/as que hacen. Pero advierto, "haré" crítica, no creo que consiga "ser" crítico.

Así que empezaré criticándome a mí mismo: 

22 años de profesor. Por oposiciones. De dibujo. Funcionario. Votante. Afiliado a un sindicato hasta septiembre pasado. Jefe de Estudios durante tres cursos. Miles de horas de cursos de formación. Coordinador de proyectos de centro. Doy clase a adultos desde hace cinco años. Administré Moodle. Hice una presentación sobre ello. Padre. Escribo en varios blogs. He creado redes sociales. Una vez escribí un wiki y una webquest. O viceversa. Y dibujo. Pinto acuarelas, y hago fotos, y algún video. Tengo un Mac. Y he asistido a varios congresos y encuentros. En el último incluso pinté camisetas. Y me reí. Y conocí gente muy pero que muy estupenda. Como en otros encuentros.

Pero...

No he cambiado la educación. Es más, la he empeorado. Cada vez hay menos horas de arte en la educación y mis alumnos dibujan peor. Lo que les enseño no les sirve más que para aprobar y titular y la mayoría no sabe qué hacer en el futuro, abandona en la universidad o no encuentra trabajo.Los centros públicos son cada vez más diferentes entre sí y los concertados acumulan más fondos públicos y beneficios. La religión sigue en las escuelas. Me han dado distintas leyes y nada. Cada año inventan una asignatura o varias y nada. Nada.

Así que no busquen más. Aquí me tienen. Yo soy el culpable de que no cambie la educación. He hecho un montón de cosas y no he cambiado la educación. 

A lo mejor esperaban ustedes alguien más grande. O más listo. O más rico y poderoso. Pues no. Yo solito. Aunque me han dicho que si persisto haciendo lo mismo, o lo que me manden, con el tiempo todo cambiará. Que ya está cambiando. Eso me han dicho.

Y es que, como yo me ponga a "hacer", o a "no hacer", o a "criticar"… y es que ya saben, yo "soy" un docente de esos/as.

(¿Y por qué pensaría yo que sólo "soy" una persona?)

Acampada Las Palmas

El pasado viernes 27 de mayo por la tarde estuve en la acampada de Las Palmas de Gran Canaria, que es otra de las movilizaciones que han surgido desde el 15 de mayo. No había estado antes y tampoco he vuelto después. 

Acudí allí tras conocer, a traves de internet y de los medios, las movilizaciones de Madrid y Barcelona, e impulsado por los acontecimientos que habían sucedido aquella misma mañana en la Plaza de Catalunya de Barcelona, con más de 100 heridos y una represión injustificada, y que pude ver en  muchos vídeos y fotos que se compartieron esa mañana. Decidí acercarme al Parque de San Telmo para ver por mí mismo la Acampada Las Palmas.

Por recordar una experiencia como "testigo"parecida, pondría el ejemplo de mi asistencia a la manifestación de la huelga general del 29 de septiembre de 2010, que plasmé en un post, "así viví la huelga general". Sin embargo, aunque allí también la ausencia de políticos resultó clamorosa, aquella fue una experiencia de movilización  "tradicional". Esta fue diferente.

Aclaro que soy poco de movilizaciones. Mi experiencia se remonta a las protestas educativas y asamblearias educativas de hace ya casi 20 años, y que se han ido diluyendo poco a poco. Desde aquellos días de septiembre ya no pertenezco/pago a ningún sindicato. Y nunca me afilié a un partido. No soy de ningún club o asociación. Bueno, de Espiral, pero me lo estoy pensando. El caso es que lo que sí soy es inquieto, curioso y, modestamente, procuro ser solidario. 

Este es, pues el relato de un solitario curioso que estuvo por allí unas horas, de lo que vi y oí allí. No conocía ni conozco a nadie de quienes allí estaban, y salí de allí sin conocerlos. Hablé con un par de personas, recorrí el parque, saqué fotos y vídeos, y escuché lo que allí se decía. 

Primero, una presentación:



Parque San Telmo
Hacia la acampadalp
Llegué al Parque San Telmo a las 19:00 horas. Estaba tranquilo. La cafetería al aire libre funcionando, la gente paseando, grupos de jóvenes reuniéndose de viernes, no ví ningún policía…




Talleres en el cesped 2Acampadalp
Un poco más abajo se veía el campamento, las tiendas de campaña y pequeños grupos reunidos en la hierba.


Panel de actividadesRincón para l@s niñ@s



















Había también rincones para niños y distintos paneles informativos, un punto de información, exposición de carteles y gente como yo, curiosa, expectante, mirando, paseando, hablando.

La movilización de una flor en recuerdo a los heridos de la acampada de Barcelona había sido hacía una hora. Una chica me informó que habían decidido mantener unas pancartas 2 minutos por cada herido y que pedían colaboración.

Cogí una pancarta, y sí, me saqué una foto. Las flores se acumulaban a mis pies.
2 Minutos por Acampadabcn 4

2 Minutos por Acampadabcn 5

Flores por Acampadabcn
Enfrente, un grupo desarrollaba un taller sobre energía solar, con explicaciones gráficas y prácticas
Taller de energía solar

Asamblea Acampadalp 2

Asamblea Acampadalp 1











En aquella zona empezamos a reunirnos los asistentes para la asamblea, que comenzó a las 19:30.

Me sorprendió, e irritó, lo reconozco, que los talleres, incluso el más cercano, no se interrumpieron durante la asmblea. Siguieron hablando igualmente y me parece que parte de los/as asistentes no prestaron demasiada atención a lo que allí se decía.

Se leyeron un par de comunicados de la organización y hubo algunas intervenciones a título personal, cuando menos, pintorescas, me parecieron, una niña, jóvenes, personas de edad, fueron cogiendo el micro y hablándonos. Tras casi una hora, terminaron con una canción, y, tengo que reconocerlo, ya no me quedé para escucharla.

Antes, con el móvil, grabé unos vídeos, con modesta calidad, sobre la asamblea:










Comisiones
Me marchaba yo ya, y casi llegué al extremo del parque, cuando me di la vuelta. Me faltaba algo. Después de la asamblea estaba previsto reunirse en comisiones, así que volví y eché un vistazo a los paneles. 

Había cuatro comisiones: de Comunicación, de Infraestructura, Ambiental y de Educación y Cultura.

Había otra, Ideológica, que decía: "preguntar en información". Pregunté. Me dijeron que no había. O que se había separado en varias, no me supieron explicar. Si se quiere cambiar el sistema, pensé, a mí me gustaría saber cómo, qué ideas se tenían.

Escaleras de San Telmo 1



Finalmente, me dirigí a uno que parecía de la organización y le pregunté sobre esa comisión ideológica. No me aclaró mucho. Le pregunté si es que no funcionaba porque había pocas ideas o porque había muchas. No sé si me entendió. 

Luego le pregunté por qué se había hecho la asamblea de pie durante una hora, y no en las escaleras de San Telmo, que nos hubiesen permitido sentarnos, y oir y ver mejor. Me dijo que se había votado y que la mayoría decidió que fuese así. 

Y este es mi relato. Como en otras cosas relacionadas con el movimiento 15m, esto es algo nuevo para mí. Me es difícil juzgar u opinar. Observo y cuento. Dejé mi dirección de correo y me marché. Sigo su información a través de su web y su usuario en Twitter: @acampadalp

Volví a casa.
Cafetería en San TelmoVolví caminando hacia el coche. Los adolescentes hablaban en torno a los bancos como un viernes más.

La gente seguía tomando su café o bebida al aire libre. Un violinista y un acordeonista tocaban música para ellos.







Un camión engalanado cruzó la calle con música y gente bailando. "¡Canario, lucha… para que alguien te escuche…!!" se oía "¡¡El domingo come y bebe gratis comida canaria en el Centro Comercial Siete Palmas!!", decían en sus altavoces. El lunes era el Día de Canarias.  La gente bailaba. Siguió hacia Parque San Telmo.




Ironía.

miércoles, 1 de junio de 2011

La burbuja educativa ha estallado



La burbuja educativa ha estallado.
Pero no se preocupen, me ha estallado a mí.
Es lo que pasa cuando acercas un cactus a una pompa de jabón.
Luego, el problema no es de la pompa, sino de ese maldito cactus.

Todo empezó por unos tuits míos sobre "la burbuja educativa".
La idea ni siquiera fue mía. Como me recordaron hoy, "no leas". Pero leí esto, y lo retuiteé:

@timekord Thinking about the Education Bubble - industrial thinking compromising our future for short term performance

Así que después de leer, pensé, y lo que es peor, lo tuiteé:

¿Burbuja educativa? ¿Nos hace la tecnología olvidarnos de los fines educativos para centrarnos en recursos y gadgets? (vía @ConnectIrmeli )

No hubo mucha respuesta, así que tuiteé mi respuesta incluyendo los tags de dos eventos educativos que se celebraban ese fin de semana, #EABE11 sobre blogs educativos andaluces, y #citapdi sobre pizarras digitales el que se celebrará en julio #aulablog11.

Empiezo a pensar que sí. #burbujaeducativa #eabe11 #citapdi #citapdi #aulablob11

No fueron muchos más, cinco o seis, los que siguieron, intentando explicar qué entendía yo por #burbujaeducativa.

¿Cuánto tiempo pasamos cambiando un post, una imagen, hablando, reuniéndonos y cuánto de ese tiempo cambia la educación? #burbujaeducativa

¿Cuánto tiempo elaboramos unidades, actividades, evaluaciones y cuánto dedicamos a proyectos, manifiestos, acciones,…?#burbujaeducativa

¿Cuántos de nosotros/as tienen responsabilidad más allá del aula, direcciones,asesorías, comisiones q cambien el sistema? #burbujaeducativa

¿Cuánto dinero nuestro o de los centros dedicamos a comprar gadgets y programas y cuánto a acciones efectivas de cambio? #burbujaeducativa

¿Cuántos de nosotros/as colaboran en programas políticos, proyectos de ley o programas relacionados con la Educación?#burbujaeducativa

Muchos "cuántos" quizás: tiempo, personas, dinero. Cinco preguntas. 

Por supuesto que sé el valor educativo de quienes estaban allí. Por supuesto que sé que muchos dedican esos cuántos necesarios para cambiar la educación. Pero tenía esperanzas de que alguien se plantease algo más, una estrategia común, un cambio global, no sé… no hubo respuesta.

Todo habría quedado ahí seguramente, y no quiero echarle más carga encima, si Jordi, @xarxaTIC, al día siguiente, no hubiese incluido estos tuits en su post la Burbuja Educativa, elevándome casi a la figura de coautor. Publicitar su post en Twitter fue como acercar la burbuja al cactus:

Venga… todo el mundo a leer y a comentar a @xarxatic http://www.xarxatic.com/la-burbuja-educativa/ #burbujaeducativa #eabe11 #citapdi

Lo que luego siguió fue para una antología de la edusfera nacional: comentarios, alegría ingenua mía por "abrirse un debate", más comentarios,  indignación, llantos, crujir de dientes, más comentarios míos y ajenos y hasta la creación de cuatro categorías docentes: 
- Quienes hacen.
- Quienes no hacen.
- Quienes critican a quienes hacen.
- Y quienes critican a quienes critican a quienes hacen, aunque estos/as se pueden incluir también en las dos primeras categorías.

Intenté explicarlo, pero no supe hacerlo. Me arrepentí de creer todavía en debates educativos. Me hablaron de inoportunidad por coincidir con estos eventos (¿y cuándo no hay eventos educativos, en agosto quizás, en Navidades?), me hablaron de emociones traicionadas, de ataques directos, se despidieron de mí, me dijeron que me había pasado (¿cuál es el tono adecuado?¿quién dirige la orquesta?) en fin… 

Creo que, salvo nobles y ecuánimes respuestas, que las ha habido, las respuestas que he tenido no parecen diferir de si hubiese atacado esas tribus actuales, ya saben, equipos de fútbol, sectas religiosas, cantantes juveniles… ¿somos nosotros/as quienes vamos a enseñar "espíritu crítico" y debate de ideas?

Me preocupa esa reacción casi unánime de autodefensa personalizada. Esa alergia a plantearse preguntas que no sean "mi" aula, "mi" materia, "mi" trabajo, "mi" centro, … Esa epidemia de maestros/as "mimi" y "yoyo" parece que nos invada, unidos por el fino hilo de un ratón universal USB,… eteréos/as y alérgicos/as a política, sociedad, economía, viviendo el día a día de sonrisas profidén…que llaman "trabajar en grupo" y "colaborar" a elaborar una wiki o una webquest, a copiar y pegar, y te miran raro cuando le pides que te acerquen un cable o un papel.

Los/as de Música lo dirán mejor que yo: no se hacen corales con una sola voz. Y para pintar, el mínimo son dos colores el del lienzo y un color. Aunque a mí me gusta más pintar con muchos y variados.

Aquí parece que en la Educación hay dos caminos… o peor, te dejan sólo uno: acogerte a la libertad de cátedra y hacer lo más feliz posible tu rincón, tu materia y tu alumnado (eso ya lo hacíamos antes de los USB) reuniéndote de vez en cuando con quienes te tratas en la red, y difundir la buena nueva… "han llegado las TIC,  la 2.0…"

Ese lo conozco. Llevo años caminando, sólo, por ese camino de "mi rincón" y "mi departamento". Aún más, desde que redujeron las horas de Plástica y ya no hubo más profesores/as en mi departamento. Me he conectado en las redes. Horas. He encontrado personas de las que aprender y con las que crear una red virtual. He "debatido" (ahora lo dudo) con ellas. He asistido a cuantos eventos he podido, aún viviendo en Canarias. He conocido mucha gente, en encuentros casi momentáneos rodeados de miles de palabras sobre recursos, evaluación, motivación,… y poco sobre Educación con mayúsculas. He colaborado siempre que he podido y cuando me lo han pedido. He intentado compartir mi visión.

Y cada vez que termina el curso reviso, doy clase a adultos, cuántos alumnos/as consiguieron terminar, cuánto consiguieron aprender conmigo, o contra mí. Y cuando comienza el curso, miro cuánto la Consejería desmontó en agosto: cuántas horas ya no impartimos de Arte, cuántos profesores/as ya no dan clase, cuántos/as alumnos tendremos.

No es extraño que esos "cuántos" se me metan en la cabeza y me pregunte, tras cuatro años de asistir a eventos similares, me pregunte sobre si hay cambio en la Educación y, como puse en un comentario de estos días me haga esta pregunta:

¿Hay otro, otros caminos diferentes para cambiar la Educación?, y me autorresponda:
¿No sabemos? aprendamos.

¿No podemos? adquiramos poder.
¿No queremos? cambiemos de canción entonces.

Añadía también en el comentario que ver la Educación como “profesión” y al alumnado como “producto”, que ver los encuentros educativos como “de profesores”, es como confundir un congreso sobre el Hambre con uno “de Tractoristas”, con todos mis respetos y disculpas por la simplificación.

Y para cambiar la mesa de la Educación, añadía, en mi opinión, hacen falta cinco palos: educadores, alumnado, familias, políticos y empresas. Con sólo dos no hay mesa que se sostenga.

Hoy escribí también: 

Las educación es un barco: unos remamos y otros no. Algunos preguntamos dónde vamos. Otros remeros dicen:"calla y rema, ya llegaremos".


Así que yo opto por preguntarme y preguntar. ¿No gusta? siento su disgusto pero resuelve mis dudas. Y a quienes me dicen: "hay tiempo… poco a poco… el efecto mariposa y patatín, patatán," les digo: ¡Pamplinas! llevo suficiente tiempo en la educación para haber visto muchas mariposas de gran mérito, muy recordadas por alumnos y centros, y no veo su efecto en la educación de todos y todas. ¿Me dan alguna pista?

Y es que el tiempo se agota, pero no para nosotros, sino para nuestros estudiantes, para nuestros hijos/as. Se habla ya de quince años para superar la crisis, de no saber dónde trabajarán ni dónde enviaremos a nuestros hijos: China, Brasil,… 

El esperar o encerrarme en el individualismo o en la apoliticidad de la nube no me parecen las mejores soluciones, ni educativa, ni social ni económica. Las calles se llenan de jóvenes. Y hay muy pocos/as docentes allí. Pero es que, salvo honrosas excepciones, tampoco veo que les interese. 

Lamento las emociones causadas. O mejor dicho, qué leches, me encanta provocar emociones. Me horrorizaría verles asentir con sonrisa bovina. Pero me gustaría que esas emociones no fuesen causadas por bajarles de una nube, robarles su nirvana personal o grupal, o ver amenazada su parcela de autoestima, que se han ganado trabajando, sino porque consideran importante ponerse a analizar la Educación con mayúsculas y por qué 9 de cada 20 jóvenes no encuentran trabajo ni formación adecuada.

Qué me importa a mí, en éste blog, o en Twitter, si ustedes son buenos/as o no. Seguro que sí. Si un encuentro fue bonito o feo. Seguro que estupendo. A mí lo que me importa es no sólo si cambiaremos la Educación, sino cuántos/as, cómo, y cuándo.

Y si lo digo así de mal, pues lo siento. 
Soy dibujante y docente, ya saben, esa especie en extinción.

Salud y gracias



Dos canciones: fe y rutas

 (No suelo cambiar el título a los post, pero la desafortunada unión de "Fe y camino" que puse, puede inducir a error, así que corrijo el título y la traducción del francés. Rutas es más rotundo y tiene buena rima).

Pensando ayer sobre los palos que le llueven a uno si no opina igual a la mayoría, recordé la canción "La mala reputación" que cantaba Pablo Ibáñez. Miren esta frase:

"A la gente no gusta que
uno tenga su propia fe…"

Pongo aquí esta sencilla canción, con una introducción inicial de dos minutos del genial Paco agradeciendo a Brassens, autor original de esta canción:



La canción original de Brassens dice:

"Mais les brav's gens n'aiment pas que
L'on suive une autre route qu'eux,…"



Asombrado como estoy últimamente por el lenguaje educativo-religioso que me encuentro últimamente por Internet me llama la atención la diferencia: en español es "otra fe", en francés, "otra ruta" "otro camino".

Quizás el sentido sea el mismo, pero resulta curioso, al menos para mí, estas piruetas lingüísticas.
Desconozco la autoría de la primera traducción, creo que del propio Paco Ibáñez, que de hecho es la más popular, pero no es extraño que Agustín García Calvo, al que recientemente he visto en la Puerta del Sol, hiciese una traducción alternativa de estos versos, que aquí canta Antonio Selfa:

"Pero es que ellos no quieren que
ande uno por donde le dé…"




(Las dos versiones de la letra de Brassens traducida las pueden leer aquí).


¿Y por qué hemos de referir nuestro lenguaje educativo y no educativo constantemente a la fe, a las creencias ? ¿y por qué no referirlo a rutas caminos, tendencias, opiniones?

No lo sé, dicen que el lenguaje es el lenguaje y bla bla bla. Que no se puede cambiar. Yo creo que es voluntario y que es poder. 


Cuentan que el emperador Carlos V, quizás el primer europeo en cuanto al uso de las lenguas, además del latín empleaba: "el francés para la diplomacia, el italiano para las mujeres, el castellano para hablar con Dios y el alemán para hablar con mi caballo".


Quizás haya que hacer como Agustín García Calvo e incorporar otras palabras a nuestro lenguaje por muy fácil que nos resulte apelar a fe, creencias, amenes y cofradías en el lenguaje educativo. Si la religión no sale de las escuelas, que al menos salga de nuestro lenguaje educativo.


Agustín García Calvo Puerta del Sol // 26 de Mayo del 2011 from Bu&Na on Vimeo.