jueves, 24 de noviembre de 2011

De Pícaros y TÍCaros educativos - EBE, Eventos y otras ventas

[Segunda parte de "Innova, EBE y mareaverde - o de MísTICos, TÍCaros y TICjotes (1)"]

No estuve en EBE 2011. Estaba en Innova. Pero sé que se habló de educación, y que fue un evento distinto, en números y formas a Innova. Basta leer algún post o ver fotos para apreciar diferencias:


Como no he estado en ellos, no hablaré ni del EBE 2011, ni del Congreso Escuela 2.0, ni de Educared 2011, ni de GEF 2011 ni de cualquiera de las decenas de congresos, eventos y ferias multitudinarias que en torno a la innovación educativa se celebran todos los años, incluso en tiempos de crisis.

Mencionar estos eventos me sirve para hablar aquí de la segunda tipología "innovadora" en educación: los TÍCaros y TíCaras. Y no porque quienes asistan e estos eventos lo sean, ya que podrán encontrar en ellos también a mísTICos/as y TICjotes, sino porque es más posible ver aquí la picaresca en acción.

La picaresca, nacida en el pasado en tiempos de crisis, como un mecanismo de supervivencia necesario para quien carecía de todo y sólo tenía ingenio. La picaresca, tolerada y hasta admirada por grandes mayorías, y que sin embargo, en mi opinión, nos ha impedido siempre repartir lo poco que tenemos con una mayor equidad y justicia. Y avanzar juntos.

Pues bien, esa picaresca, el gran invento nacional, que consiste en sacar el máximo partido de lo ajeno sin que se nos note demasiado, también está presente en la educación y en las TIC, y afecta también negativamente a la innovación. La llamaré TICaresca.

La TICaresca también produce una amplia literatura, que si bien no estará teñida de lustre académico, impregna presentaciones, blogs, artículos divulgativos en los medios, libros y productos editoriales, y sobre todo, la publicidad. 

La TICaresca nos hablará de la facilidad de las TICs, de sus ventajas, del "cambio"educativo, nos mostrará casos y modelos, regalará premios a este o aquella, nos aturdirá con auditorios llenos, aplausos, invitados de lujo, divulgadores y mesas redondas, focos, luces y regalos… 

Para luego robarnos el "queso", y dejarnos con más hambre.

Porque, si retiramos auditorios, brillos, pantallas y wifis extraordinarias e irreales, el modelo no cambia mucho del de l@s mísTIC@s: la mismas jerarquías varoniles, los mismos expertos, quizás más ricos o famosos, menos aburridos y posiblemente extranjeros, los mismos o parecidos "éxitos de laboratorio" y buenas prácTICas, los mismos objetivos siempre a largo plazo, los mismos -salvo excepciones- falsos/as innovadores/as, esos mismos/as TÍCaros/as.

Porque tras el mensaje del "todo cambia", la mayoría encontrará que el lunes "todo permanece" o incluso retrocede: horarios, currículos, falta de personal, de conexión, de formación, de equipos, de espacio, de motivación. Porque el dinero gastado en mostrarnos en grandes pantallas que es posible cambiar la educación no llega nunca para cambiarla día a día, en igualdad para todos y todas.

Pero no crean que encontrarán TÍCaros/as tan sólo en los eventos, no, los encontrarán también en la administración, en las editoriales, en unos centros respecto a otros, en directivos, en otros docentes, dispuestos/as a copiar tu queso sin mencionarte, pues "si está compartido"en la red", dispuestos a no valorar tu trabajo, "porque no está en papel", dispuestos a restringir conexiones o recursos para vender mejor lo suyo, dispuestos a repetir con proyector lo mismo que antes escribían cada curso con tiza en las pizarras.

¿Y hace daño la TICaresca a la innovación educativa? 

Pues sí, también. La TICaresca son las empresas, son las editoriales, son las administraciones y direcciones… y son los/as docentes. Ese "búscate la vida", ese "sálvese quien pueda", pero sobre todo ese individualismo y rapiña, y el reproducir, tolerar o aplaudir este modelo hace daño a la innovación. Sigue sin resolver el problema básico, que es generalizar e igualar las oportunidades educativas. El "a mí me funciona", el "igual, pero con TIC", esas "buenas prácticas" de unos pocos a costa de otros no son innovación. Si queremos progresar habrá que empezar a dejar la picaresca para la literatura o para el cine, para ese sutil borde que linda con la delincuencia y lo marginal, valorar la generosidad y la colaboración, y el reparto y buena gestión de los recursos.

Para leer:
Para ver TÍCaros/as innovadores sólo se me ocurre traer aquí los dibujos de Néstor Alonso (gracias Néstor, ya me dirás qué te debo ;-) en su blog "Innovéision". Son de hace tres años y siguen tan vigentes como si fueran de hoy mismo: 








1 comentarios:

Anónimo dijo...

pues aquí lo tienes, no hay más que ver cómo contestan en el turno de palabra...
http://www.ficodtv.es/index.php?seccion=ver_video&id=127