viernes, 29 de julio de 2011

De teorías manipulativas y manipulaciones teóricas

Aclaración: Este post podría ser también un comentario a mi reciente post sobre estrategias manipulativas en educación.

Escribo esto tras un largo debate sobre la autoría o no de Chomsky de las mencionadas estrategias manipulativas en los medios, de las que parece NO ser autor.

Así pues, mi post sobre manipulación parte de una primera manipulación. Y luego a su vez, yo también he "manipulado" esas estrategias para adaptarlas a la educación.

Quiero aclarar, jugando con las palabras, que me gusta "manipular", jugar con objetos, colores, palabras,… creo que la manipulación es un gran recurso en la creatividad y el aprendizaje.

No estoy tan seguro en cuanto a la manipulación de personas, aunque, como bien me daban a entender en los comentarios al anterior post, dedicarse a la educación ya implica el hacerlo.

Y es que, si esa "manipulación" educativa de personas es lícita o no, y si lleva a hacerlas mejores o no, y cómo hacerlo, eso es tema para otro gran debate.

Así pues, regreso, las "diez estrategias", como muchos de esos decálogos que circulan en Internet, puedes ser fruto de una de esas teorías "conspiranoicas".

¿Y?

Sólo soy un docente de dibujo. Desde este blog me planteo preguntas sobre el aprendizaje y nunca me he considerado más que un aprendiz.

Así pues, pido disculpas a quienes creyeron que lo escrito era "palabra de Chomsky". Borraré la referencia en el título e intentaré aclarar este aspecto en el post.

Pensé incluso borrar el post, pero... ¿Y por qué?

Si unas palabras me hacen reflexionar, sea quien sea su fuente y su objetivo al escribirlas, para mí son válidas, y las comparto (e incluso manipulo previamente) aquí.

Nunca he creído mucho en los decálogos, ni listas de tareas, ni "contenidos mínimos", ni "competencias básicas". Todas parten de una manipulación y selección, a veces muy sesgada y parcial.

Sirven como punto de partida y reflexión. Son como un boceto en tres o diez colores, pero no son el cuadro acabado.

El problema es que tomamos un boceto por un cuadro, y peor aún, en lugar de mirar sus defectos y virtudes miramos, y hablamos, y hablamos, y hablamos… de teorías, como esos malos espectadores de cuadros abstractos, que analizan el marco, el título, el autor, el "ismo" y la fecha y terminan con un "me gusta"/"no me gusta".

Hablamos y hablamos de teorías manipulativas y manipulamos teorías. Pero no era esa mi intención.

Mi objetivo al escribir el anterior post no era glorificar a "san" Chomsky, sino analizar si esas estrategias manipulativas las reconocemos en educación, si son reales o no, y qué se puede HACER (y no hablar) para contrarrestarlas.

Y francamente, no creo haberlo conseguido.
Salud.

Escrito con mi iPhone

1 comentarios:

Chelucana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.