sábado, 19 de septiembre de 2009

Internet Manifesto in Education

(Excuse my English. Any improvement translation is welcome)

Internet Manifesto in Education
How should work education today.
Seventeen statements.

(Adapted from a translation of the Internet Manifesto, oriented to journalism, and published by 15 journalists and bloggers of new German media.
http://www.internet-manifesto.org/)


1. The Internet is different.
It produces different public spheres, different terms of trade and different cultural skills. Schools must adapt their work methods to today’s technological reality instead of ignoring or challenging it. It is their duty to develop the best possible education based on the available technology. This includes products and new educational methods.

2. The Internet is a education pocket-sized center.
The web rearranges existing educational structures by transcending their former boundaries and fields. The publication and dissemination of media contents are no longer tied to schools and educational institutions. Education’s self-conception is—fortunately—being cured of its gatekeeping function. All that remains is the education´s quality through which education distinguishes itself from mere instruction and memorization.

3. The Internet is our society is the Internet.
Web-based platforms like social networks, Wikipedia or YouTube have become a part of everyday life for the majority of people in the western world. They are as accessible as the telephone or television. If schools want to continue to exist, they must understand the lifeworld of today’s users and embrace their forms of communication. This includes basic forms of social communication: listening and responding, also known as dialog.

4. The freedom of the Internet is inviolable.
The Internet’s open architecture constitutes the basic IT law of a society which communicates digitally and, consequently, of education. It may not be modified for the sake of protecting the special commercial or political interests often hidden behind the pretense of public interest. Regardless of how it is done, blocking access to the Internet endangers the free flow of information and corrupts our fundamental right to a self-determined level of education.

5. The Internet is the victory of education.
Due to inadequate technology, educational institutions, research centers, public institutions and other organizations compiled and classified the world’s information up to now. Today every citizen can set up her own personal news filter while search engines tap into wealths of information of a magnitude never before known. Individuals can now informed and educated themselves better than ever.

6. The Internet changes improves education.
Through the Internet, schools can fulfill its social-educational role in a new way. This includes presenting education as an ever-changing, continual process; the forfeiture of print media’s inalterability is a benefit. Those who want to survive in this new world of information need a new idealism, new ideas and a sense of pleasure in exploiting this new potential.

7. The net requires networking.
Links are connections. We know each other through links. Those who do not use them exclude themselves from social discourse. This also holds for the websites of educational facilities, the relationship between them, and their educational communities.

8. Links reward, citations adorn.
Search engines and aggregators facilitate quality education: they boost the findability of outstanding content over a long-term basis and are thus an integral part of the new, networked public sphere. References through links and citations—especially including those made without any consent or even remuneration of the originator—make the very culture of networked social discourse possible in the first place. They are by all means worthy of protection.

9. The Internet is the new venue for democratic discourse.
Democracy thrives on participation and freedom of information. Transferring the training in democratic values and its discussion and debate from schools to the Internet and expanding on this discussion by involving the active participation of the educational community is one of education’s new tasks.

10. Today’s academic freedom means freedom of opinion.
The Internet overrides the technological boundaries between the amateur and professional. This is why the privilege of freedom of opinion must hold for anyone who can contribute to the fulfillment of educational duties. Qualitatively speaking, no differentiation should be made between paid and unpaid teachers, but rather, between good and poor teaching.

11. More is more – there is no such thing as too much education.
Once upon a time, institutions such as the church prioritized power over personal awareness and warned of an unsifted flood of information when the letterpress was invented. On the other hand were the pamphleteers, encyclopaedists and journalists who proved that more information leads to more freedom, both for the individual as well as society as a whole. To this day, nothing has changed in this respect.

12. Tradition is not a business model.
Money can be made on the Internet with educational content. There are many examples of this today already. Yet because the Internet is fiercely competitive, business models have to be adapted to the structure of the net. No one should try to abscond from this essential adaptation through policy-making geared to preserving the status quo. Education needs open competition for the best refinancing solutions on the net, along with the courage to invest in the multifaceted implementation of these solutions.

13. Copyright becomes a civic duty on the Internet.
Copyright is a cornerstone of information organization on the Internet. Originators’ rights to decide on the type and scope of dissemination of their contents are also valid on the net. At the same time, copyright may not be abused as a lever to safeguard obsolete supply mechanisms and shut out new distribution models or license schemes. Ownership entails obligations.

14. The Internet has many currencies.
Educational online services financed through adverts offer content in exchange for a pull effect. A reader’s, viewer’s or listener’s time is valuable. In education, this correlation has always been one of the fundamental tenets of financing. Other forms of refinancing which are educationally justifiable need to be forged and tested.

15. What’s on the net stays on the net.
The Internet is lifting education to a new qualitative level. Online, text, sound and images no longer have to be transient. They remain retrievable, thus building an archive of contemporary history. Education must take the development of information, its interpretation and errors into account, i.e., it must admit its mistakes and correct them in a transparent manner.

16. Quality remains the most important quality.
The Internet debunks homogenous bulk goods. Only those who are outstanding, credible and exceptional will gain a steady following in the long run. The educational demand has increased. Education must fulfill with it and abide by its own frequently formulated principles.

17. All for all.
The web constitutes an infrastructure for social exchange superior to that of 20th century mass media: When in doubt, the “generation Wikipedia” is capable of appraising the credibility of a source, tracking news back to its original source, researching it, checking it and assessing it—alone or as part of a group effort. Educators who snub this and are unwilling to respect these skills are not taken seriously by these Internet users. Rightly so. The Internet makes it possible to communicate directly with those once known as targets—students, readers, listeners and viewers—and to take advantage of their knowledge. Not the teachers who know it all are in demand, but those who communicate and investigate.

jueves, 17 de septiembre de 2009

CCK09 - What is Connectivism?

Esta semana comenzó, dirigido por George Siemens, y con la participación de Stephen Downes, el curso "Connectivism and Connective Knowledge '09" que organizan desde la Universidad de Manitoba, en Canadá.

Este curso es continuación de otro similar que se realizó el año pasado. Este año nos juntamos en él alumnado nuevo, otros que como yo no pudimos terminarlo, e incluso algunas personas que lo completaron, dispuestos todos y todas a profundizar sobre el conectivismo y el manejo de la información en este mundo interconectado.

La primera tarea esta semana es precisamente debatir sobre el conectivismo. ¿Es una teoría del aprendizaje? ¿una refundición de otras teorías?, ¿una manera de manejar mejor el conocimiento en red?

Siemens y Downes, mediante sus propias visiones, y los participantes en el curso, mediante sus opiniones, manifestadas en los foros y en sus blogs, debatimos ahora sobre ello.

George Siemens, en su artículo What is Connectivism? Week 1: CCK09 resume las distintas teorías del aprendizaje y las compara con el conectivismo, concluyendo con cinco puntos que hacen diferente el conectivismo.

Como ya saben, mis dificultades con el inglés, y aún más con el hablado, harán muy difícil que yo pueda aprovechar los recursos de los vídeos y charlas online que lo acompañarán, pero al menos intentaré comprender algunos de los textos y debates que aparezcan en él.

Así pues, he traducido (lo mejor que he podido) el artículo de Siemens , y lo añado aquí en dos presentaciones web, Isuu y Scribd:




¿Qué es Conectivismo?

martes, 15 de septiembre de 2009

El Manifiesto de Internet (en Educación).

(Aclaración previa: Hace unos días ha circulado por medios periodísticos "El Manifiesto de Internet", publicado por 15 periodistas y bloggers conocidos en la esfera de los nuevos medios alemanes. Creo que periodismo y educación tienen mucho que ver, y sus crisis no son nada lejanas, así que, con la alevosía de mis años, he decidido adaptar este manifiesto a la educación)




Manifiesto de Internet en Educación
Cómo debería funcionar la educación hoy.
Diecisiete declaraciones.

(Adaptación de una traducción del Manifiesto de Internet, orientado al periodismo, y publicado por 15 periodistas y bloggers conocidos en la esfera de los nuevos medios alemanes. )


1. Internet es diferente.
Internet genera diferentes esferas públicas, diferentes términos y diferentes habilidades culturales. Los centros educativos deben adaptar sus métodos de trabajo a la realidad tecnológica actual en lugar de ignorarla o desafiarla. Es su deber desarrollar la mejor forma de educación posible basada en la tecnología disponible. Esto incluye productos y métodos educativos nuevos.

2. Internet es un centro educativo de bolsillo.
La web reacomoda las estructuras educativas ya existentes trascendiendo sus antiguas fronteras y ámbitos. La publicación y diseminación de los contenidos han dejado de estar atados a los centros e instituciones educativas. La autoconcepción de la educación está —afortunadamente— siendo privada de su función de centinela. Todo lo que nos queda es la calidad educativa a través de la cual la educación se diferencia de la mera instrucción y memorización.

3. Internet es nuestra sociedad, nuestra sociedad es Internet.
Las plataformas basadas en la web como las redes sociales, Wikipedia o YouTube se han vuelto parte de la vida cotidiana de la mayoría de las personas del mundo occidental. Éstas son tan accesibles como el teléfono o la televisión. Si los centros educativos quieren seguir existiendo, deben entender el universo conjunto de los usuarios actuales y abrazar sus formas de comunicación. Esto incluye formas básicas de comunicación social: escuchar y responder, también conocido como diálogo.

4. La libertad de Internet es inviolable.
La arquitectura abierta de Internet constituye la ley IT básica de una sociedad que se comunica digitalmente y, consecuentemente, de la educación. No puede ser modificada por el mero propósito de proteger los intereses comerciales o políticos frecuentemente escondidos detrás de la ficción del interés público. Sin importar cómo esté hecho, bloquear el acceso a Internet pone en peligro la libre circulación de la información y corrompe nuestro derecho fundamental a decidir nuestro propio nivel de educación.

5. Internet es la victoria de la educación.
Por causa de una tecnología insuficiente, los centros educativos, los centros de investigación, las instituciones públicas y otras organizaciones han sido las encargadas de compilar y clasificar la información mundial hasta ahora. Hoy en día cada ciudadano puede montar su propio filtro personal de informaciones mientras que los motores de búsqueda explotan la abundancia de información con una magnitud nunca antes vista. Los individuos ahora pueden informarse y educarse mejor que nunca.

6. Internet cambia/perfecciona la educación.
Gracias a Internet, los centros educativos pueden cumplir con su rol social-educativo de una nueva manera. Esto incluye presentar la educación como un proceso continuo y de cambio constante; la confiscación de la inalterabilidad del conocimiento es un beneficio. Aquellos que quieran sobrevivir en este nuevo mundo de información necesitan de un idealismo rejuvenecido, con nuevas ideas y un sentido de placer al explotar este nuevo potencial.

7. La red requiere establecer contactos.
Los enlaces son conexiones. Nos conocemos a través de enlaces. Aquellos que no los usan se excluyen a sí mismos del discurso social y educativo. Esto también se aplica a los sitios web de los medios educativos, a la relación entre ellos y con sus comunidades educativas, y entre sí.

8. Los enlaces retribuyen, las citas adornan.
Los motores de búsqueda y los agregadores facilitan la educación de calidad: elevan el hallazgo de contenido excepcional sobre una base a largo plazo y por lo tanto son una parte integral de la nueva esfera pública conectada. Las referencias a través de enlaces y menciones —especialmente aquellas hechas sin ningún consentimiento o siquiera remuneración de su creador—hacen, en primer lugar, posible la cultura misma del discurso social conectado. Ellos son, en todos los casos, dignos de protección.

9. Internet es la nueva sede del discurso democrático.
La democracia prospera con la participación y la libertad de información. Transferir la formación democrática y en valores, y su discusión y debate, desde los centros educativos hacia Internet y expandirse en ésta discusión involucrando la participación activa de la comunidad educativa y la tolerancia, es una de las nuevas tareas de la educación.

10. Hoy libertad de cátedra significa libertad de opinión.
Internet invalida los límites tecnológicos entre el amateur y el profesional. Esta es la razón por la que el privilegio de la libertad de opinión debe aplicarse para cualquiera que desee contribuir al cumplimiento de los fines educativos. Cualitativamente hablando, no debería existir diferencia alguna entre docentes remunerados y no remunerados, sino entre docentes buenos y docentes malos.

11. Más es más – nunca la información y educación son demasiado.
Había una vez instituciones tales como la Iglesia que priorizaban el poder por encima de la conciencia personal y alertaban sobre un flujo de información sin filtros cuando la imprenta fue inventada. Por otro lado estaban los panfleteros, enciclopedistas y periodistas que probaron que más información conduce a más libertad, tanto para el individuo como para la sociedad en su conjunto. Al día de hoy, nada ha cambiado al respecto.

12. La tradición no es un modelo de negocio.
Se puede hacer dinero en Internet con contenido educativo. Existen muchos ejemplos de esto actualmente. Sin embargo, a causa de que Internet es altamente competitiva, los modelos educativos tienen que ser adaptados a la estructura de la red. Nadie debería intentar fugarse de esta adaptación esencial diseñando políticas destinadas a preservar el status quo. La educación necesita abrir competencias para las mejores soluciones de refinanciación en la red, junto con el coraje de invertir en la implementación multifacética de estas soluciones.

13. El Copyright se vuelve un deber cívico en Internet.
El derecho de reproducción es la piedra angular fundamental de la organización informacional en Internet. Los derechos de los creadores para decidir el tipo y ámbito de diseminación de sus contenidos también son válidos en la red. Al mismo tiempo, el copyright no deberá ser abusado como una palanca para salvaguardar mecanismos de abastecimiento obsoletos y aislar nuevos modelos de distribución o programas de licencias. La propiedad acarrea obligaciones educativas.

14. Internet posee numerosas divisas.
Los servicios educativos en línea financiados a través de anuncios ofrecen contenido a cambio del “efecto-tirón”. El tiempo de un lector, espectador u oyente es valorable. En educación, esta correlación ha sido a veces uno de sus principios fundamentales de financiación. Otras formas de refinanciación que sean educativamente justificables necesitan ser forjadas y evaluadas.

15. Lo que está en la red se queda en la red.
Internet está elevando la educación a un nuevo nivel cualitativo. Texto, sonido e imágenes en línea ya no tienen que ser transitorios. Permanecen recuperables, y por consiguiente construyen un archivo de historia contemporánea. La educación debe tomar el desarrollo de la información, su interpretación y errores en consideración, por ej., debe admitir estos errores y corregirlos de una manera transparente.

16. La calidad permanece como la cualidad más importante.
Internet desacredita los productos educativos homogéneos y en masa. Sólo aquellos que sobresalen, son creíbles y excepcionales conseguirán una audiencia estable a largo plazo. Las demandas educativas se han incrementado. La educación debe satisfacerlas y acatar sus propios principios formulados.

17. Todos para todos.
La web constituye una infraestructura para el intercambio social superior a la de los medios masivos de comunicación del siglo 20: cuando entra en duda, la “generación Wikipedia” es capaz de valorar la credibilidad de una fuente, rastrear noticias hasta la fuente original, investigarla, chequearla y evaluarla —solos o como parte de un esfuerzo grupal. Los educadores que desdeñan esto y no están dispuestos a respetar estas habilidades no serán tomados en serio por estos internautas. Internet hace posible comunicarse directamente con aquellos alguna vez conocidos como destinatarios —alumnado, como oyentes y espectadores—y sacar provecho de su conocimiento. No son los docentes sabelotodos los que están en demanda, sino aquellos que comunican e investigan.

martes, 1 de septiembre de 2009

En dos o tres palabras: Profesor Im-prescindible

"He oído hablar tan bien de ti,que creía que estabas muerto" (En Twitter, hoy).

Pues sí, ¿no lo saben? en EducaRed-Software Libre me han nombrado "profesor imprescindible" de septiembre.

Ante todo, muchas gracias.

He pensado si escribir este post o no.

He dudado entre la soberbia y la falsa modestia, entre escribir o callar.

Me viene a la cabeza aquella película de Díaz Yanes, "Nadie hablará de nosotras cuando hallamos muerto" . Hay poca información en la Wikipedia sobre ella (el cine español, siempre de espaldas a la red). Encuentro su trailer en Youtube:

Es bonito estar en tan buena compañía: profesores y profesoras, maestros y maestras que dedican su tiempo a aprender y a compartir lo aprendido. Vendrán más en octubre, noviembre,... mejores, preparados/as, generosos/as...

Miraba ayer, no sé por qué, o quizás sí, las fotos de mis 20 años de docencia y encontraba comidas, compañía, guitarras, sonrisas... eso sí, fuera de las aulas. De las aulas, pocas fotos, con mis alumnos/as, de sus trabajos... muchas personas en 20 años, docentes, discentes,...

No sé si lo merezco. Tampoco creo que importe. Lo disfruto como un regalo. Y lo agradezco.

Curioso. Este curso estuvieron a punto de prescindir de mis servicios. Ya casi nadie necesita el dibujo. La educación visual y artística sale de las escuelas e institutos. No es necesaria. Prescindible. Dicen. La única diferencia es añadir esa pequeña partícula: im.

Imprescindible. Impresionable. Imprevisible. Imperdonable. Impensable. Increíble.

He encontrado en la red muchos docentes, personas increíbles. Tanto, que he necesitado conocerlas, saber que son reales. He compartido, y comparto, con ellas ideas, desacuerdos, recursos, diseños, proyectos, errores, encuentros... he aprendido, y aprendo cada día con ellas y ellos.

Puede que en el trayecto haya perdido yo contacto con la llamada vida "real". Aún parecen distantes los dos mundos. Quizás pase algún tiempo antes que ambos se mezclen y relacionen normalmente. Queda aún mucho que aprender y compartir... y vivir...

Gracias.