lunes, 18 de mayo de 2009

Murió Benedetti… la gente que me gusta


Murió Benedetti.

No esperen de mí un post redondo, perfecto, sino la suma de muchos recuerdos, palabras y emociones. Pero se lo debo.

Hace casi un año escribí aquí un post sobre la película "El lado oscuro del corazón".
En ella los actores recitaban o escificaban versos de Mario Benedetti.
También, en alemán, el propio Benedetti recitaba allí:


Benedetti también nos ha dejado su voz grabada, recitada, a veces cantada por otros, a veces recitada con ellos:

La culpa es de uno - (Mario Benedetti)

Estados de ánimo, Chau número tres, Viceversa - (Mario Benedetti)

Utopías - (Mario Benedetti)

Hagamos un trato- (Mario Benedetti)

Defensa de la alegría - Joan Manuel Serrat (letra de Mario Benedetti)

¨No te salves"- Mario Benedetti


"Consternados, rabiosos" - Mario Benedetti


"Desganas" - Mario Benedetti




 - Web de la Fundación Mario Benedetti.

A Benedetti le gustaba la gente.
No toda la gente, pero sí cierta gente.
Como todo poeta, sus palabras se repiten y repetirán como ecos en el tiempo.

Por eso no me importa repetir hoy un post que puse en Internet en el Aula hace un año, y que hoy, por desgracia, he tenido que volver a repetir: "Hoy voy a trabajar poco. Me voy a limitar a compartir el post que Chelucana puso hace unos días en la red "Claustro Ideal Oficial":
Fíjense en el título y la mínima diferencia de una letra entre gustarnos... y no gustar."

Aclaración (3/11/12)
Añado hoy aquí que ese último poema parece ser que no es de Benedetti.
Lo menciona su secretario personal al final de una entrevista, en otra página de internet sobre falsas autorías, y en un comentario a una presentación con este poema se cita como autores a Jaime Lopera y Marta Inés Bernal, y se enlaza a un texto sobre liderazgo titulado "La Culpa es de la vaca" donde aparece en su página 56 como publicado en la revista "Enkasa", de la empresa Enka de Colombia, en 1996.

7 comentarios:

Benedetti is dead dijo...

Benedetti is dead!

Pedro Villarrubia dijo...

Casi me sorprende y estremece encontrar un comentario y comentarista con el mismo mensaje: Benedetti is dead!Pues no, no estoy de acuerdo. Ni Benedetti está muerto, ni lo proclamo con admiración.

La muerte es algo que le viene ancho a los poetas, a los artistas. A cada paso, a cada hora, en un papel, en un lienzo, en una charla, van dejando trocitos de vida.

Es imposible para la muerte recogerlos todos, guardarlos, enterrarlos. Incluso, si pudiese hacerlo, cada uno de nosotros guardaría una frase, un color, una risa guardada para compartirla.

Benedetti está vivo. Todo lo vivo que podamos leerlo, oírlo y verlo. La muerte no es para poetas.

Chelucana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pedro Villarrubia dijo...

No dudo, Chelucana, que tus intenciones, como las mías entonces, fueran las mejores.

Simplemente, anoche descubrí, a través de tí, que este poema podía ser falso.

Tras buscar y leer las declaraciones de su secretario y descubrir el poema en otro contexto, decidí ser justo con Benedetti y aclararlo tanto aquí como en un post específico.

Tachar me pareció la solución más visual, y si taché tu nombre, ahora lo corregí, no quiero tachar personas sino corregir errores.

Y como el poema me sigue gustando, y los errores los admito y a veces enriquecen las obras, lo dejo aquí, tachado por no ser de Benedetti, pero legible para quienes quieran leerlo y animarse en su lectura.

Creo que Benedetti merecía un poema suyo. Lo estoy buscando.

Maite dijo...

Qué poco me gustan los tachones... falta un rotulador rojo.

Mi sugerencia: editar y comentar que te has enterado de que hay un poema que te gusta que pensabas que era de benedetti, no lo es. Enlazas al poema y listos. Y borrar lo que le sobra a ésta.

Es que el efecto visual de tachar la imagen en la que hay otra persona implicada me parece innecesario. :)

Un abrazo,

maite

Chelucana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pedro Villarrubia dijo...

Hoy restituyo la imagen sin tachar del post original y sólo dejo la aclaración final.

Es fácil equivocarse, no una, sino dos, tres, mil veces…

Hoy volví a leer a Benedetti, "Vivir adrede", se llama el libro. Finaliza con algunos "cachivaches" o frases cortas como estas:

"La vocación suele estar a pocos centímetros de la equivocación!".

"Cuando acaba el concierto, yo me desconcierto".

"Lo contrario del aire es el desaire".

Y así, cansado y sin aire, copio aquí estas palabras.