Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2009

La cancamusa del Arte

"Escapando de la crítica", 
trampantojo de Pere Borrell del Caso

Aclaración: este post nació como un comentario al post "La cancamusa artística". Luego creí oportuno compartirlo aquí. A mis años creo poder atreverme a escribir sobre esto.


Reconozco que no conocía el significado de cancamusa , pero sí el de la pena. Y por esa palabra sí que soy capaz de intervenir.

Nunca he sabido qué es exactamente el Arte, pero sí que desde siempre ha vivido del engaño: de convertir paredes en paisajes o palabras en música, de que un golpe se haga ritmo o de que una lágrima resista mil años.
Pienso también que el Arte es sentimiento, y que puede ser risa y burla, y también llanto y dolor. Nunca he sabido el valor del Arte, si lo es más por quienes lo aprecian o por quienes lo venden, por quienes lo atacan o por quienes lo defienden.
A mi me parece que el Arte es como el agua, que brota y se agota, y se comparte, y se escapa cuando queremos atraparlo. A veces lo encerramos en una urna y…

CULPABLE

Hoy, según Facebook, soy un presunto violador (de la propiedad intelectual).
Mi delito: ilustrar un año de Internet en el Aula con la canción de Jorge Drexler "La Infidelidad en la Era Informática". El juicio y la sentencia han sido rápidos, sin defensa: retirada del vídeo y aviso pertinente. Ahora debo demostrar que podía usar esa canción. He escrito a Jorge Drexler en su web. Por el mismo motivo, por otro vídeo, lo he hecho en la web de Chambao. No espero gran cosa.
Vivimos tiempos extraños. Leyes y tribunales que encierran la cultura bajo un canon. Nuevas inquisiciones y policías tecnológicas. Permisos para compartir imágenes. Todo tiene un precio. Sustituimos redes abiertas por redes comerciales y capadas. Bajo la amenaza de no sé qué herejías, delitos y protecciones "intelectuales" se orquestan campañas y leyes que suprimen libertades, que silencian conocimientos. Viva lo privado, abajo lo público. Ya no veremos niños en las pantallas, sólo burkas y máscaras. T…

Un año en la red Internet en el Aula

Siempre he creído que los años los cumplen las personas, y no los edificios o instituciones. Siempre me ha valido más la placa "Larra (o Byron) estuvo aquí", que la de "construido (o constituido) en 1700 y pico".

Las pirámides, Academias e instituciones pueden llevar ahí mil años, y para mí no valer un pimiento por ellas mismas. A veces son reliquias de muchos sufrimientos humanos. Pero encontrar los grabados que pudo dejar Inhotep, o las palabras que pronunció Lorca, tienen para mí un valor inmenso e intemporal.

Por eso, cuando hace unos días, se celebraba el primer año de la existencia de la Red Internet en el Aula, yo preferí esperar a hoy. No lo tomen como personalismo, que mucho hay, es cierto, en este blog, sino como una muestra de humanización.

En un año he recibido 2041 mensajes relacionados con esta red, desde que el 6 de marzo de 2008 recibí el primero: "¡Bienvenido a InternetenelAula! Gracias por unirte." Y desde que, ese mismo día, recibí el prim…

Crear algo nuevo con amigas y amigos... eso no tiene precio

Hace dos días regresé de viaje, y aún me siento en el aire.

No es sólo que en cuatro días lejos de casa haya viajado en aviones, trenes, metros y taxis. Tampoco que haya conocido, o vuelto a ver, personas amables y entusiastas, dispuestas a compartir su tiempo y experiencias.

Es también que, al volver, hallé palabras, mensajes y citas que agradezco y me emocionan. No sé si sabré responder bien a todas, y eso me tiene entre brumas y dudas, pero quiero hacerlo ahora, lo mejor que pueda.

Empezaré compartiendo sentimientos. Puede que resulten exagerados, pero son sinceros: nunca me he alegrado tanto de pedir ayuda, ni nunca he tenido a tantas personas tanto que agradecer.

Mientras en Corto y Cambio, el blog de Esperanza, "leía" el vídeo de David Eggers y sus 1400 voluntarios para educar a los jóvenes, no hacía más que pensar en ello. Cuando después, en Andamiada, el blog de Gabriela, "leí" también a Howard Reinghold hablar sobre la colaboración, me dí cuenta de lo que yo …