miércoles, 30 de mayo de 2007

"... en al menos uno de los tres cursos"
¿Para qué ... sirve un profesor/a de Plástica o de Música?

"... Las materias de Música, Educación Plástica y Visual, Tecnología y Educación para
la Ciudadanía y los Derechos Humanos se cursarán en al menos uno de los tres cursos (de Secundaria)..."

Leo la transcripción del Decreto de Currículo de Secundaria en la comunidad autónoma de Canarias.

Se traslada, pues, el horrendo párrafo anterior de la LOE, y la nefasta distribución horaria de la Plástica, la Música y la Tecnología.

Y si se mantiene también, que va a ser que sí, el borrador de distribución horaria en Canarias, la Plástica se cursará en la ESO en primero sí, en segundo no, en tercero a elegir con Cultura Clásica, y en cuarto a elegir entre ocho.

¿Y la Música? Adivinen: pues en primero no, en segundo sí, en tercero a elegir con Tecnología, en cuarto a elegir entre ... ocho, claro.

¿Qué formación en Plástica y Música tendrá un alumno/a al terminar la Secundaria?
¿Habrá así una formación básica y común para los futuros ciudadanos en Plástica y Música?
¿Para qué ... servirá entonces un profesor/a de Plástica o de Música?

Pues adivinenlo ustedes, que a mí me cuesta hasta imaginarlo.

Y no me he pongo a leerles el currículum de Plástica para ese horario zigzagueante, que si no, me da la risa.

martes, 22 de mayo de 2007

"¿De qué sirve el profesor?" por Umberto Eco

A traves del grupo Comunidad E-ducativa me llega información sobre el artículo de Umberto Eco en el diario argentino La Nación : "¿De qué sirve el profesor?" por Umberto Eco.

Y aunque no comparta la totalidad de lo escrito por tan prestigioso autor, me quedo con un párrafo: "... El sentido de esa relación (la relación sistemática entre dos nociones) sólo puede ofrecerlo la escuela, y si no sabe cómo tendrá que equiparse para hacerlo..."

Y a mí me da para una reflexión sobre el cambio necesario en las formas de enseñar.

sábado, 19 de mayo de 2007

Malos tiempos para las TICs

confuso Escribo en horas bajas, cry bueno, no tan bajas banghead ¿o sí?

Les cuento:


En un reciente congreso (AULATIC, Barcelona) algunos de los ponentes más optimistas
sonrisa saludaban la futura desaparición de la figura de coordinador de TIC en los centros educativos, porque estimaban que el uso de las TICs se generalizará y no serán necesarios/as.

Bueno, yo ejerzo ahora de eso, más o menos. Les pongo un ejemplo: esta mañana pasé más de una hora
enojado preparando un ordenador para usarlo con un proyector, y presentar una página web que había preparado, a un grupo de compañeros. No entro en detalles para no aburrir, pero apunto: lentitud del PC, punto de red que no funciona, cambio de aula, conexión lentííísima...muerto Y además yo tenía que estar en un examen de bachillerato y a continuación en una clase. Lo que vemos en las películas como apretar un botón y listo, no suele ser tan fácil. Y ruego no tener un problema más gordo, porque me pondré al teléfono, un buen rato de espera, para que me digan: reinicie esto, active lo otro, o lo mejor: tome nota de su incidencia, ...

Y es que, por mucho que queramos creer, y que nos puedan contar, las TICs en los centros educativos, las infraestructuras de red, la formación en TICs y la colaboración constructivista entre docentes, siguen estando a esos niveles mediocres que reflejan los estudios y estadísticas internacionales. Y si no, lean estos titulares:


-
Malta está delante de España en el uso de Internet

- La OCU informa: las conexiones en España son las más lentas y caras

- los profesores no confiamos en los ordenadores

- Y, por si fuera poco, esto: el BCE pide que se eviten subir los sueldos

Yo estoy con Aníbal de la Torre en que los ordenadores deberían ser sólo herramientas, así que deberían estar al alcance de todos/as, todos deberíamos ser capaces de usarlos, para educar
asombro, para compartir información guiño, para crear sonrojado, para divertirnos payaso... y para ahorrarnos tiempo. estupendo
Pero, por desgracia suelen ser instrumentos escasos
question, obsoletos surprised, utilizados para ejercer control, el poderworship, la burrocracia, para favorecer el consumo, y para establecer diferencias.

Así que, como ven, en días como estos, a mí, como a otros compañeros/as, me dan ganas de abandonar, dedicarme a mí solito
twisted , y olvidarme de redes, colaboraciones y otros/as TICs rolleyes.

Y eso que ayer fue el día de Internet (uno al año no hace daño,
idea ¿invitaron a conexión gratis?), y que debería estar contento ...

Les dejo. Buenas noches.

mrgreenmrgreenmrgreenmrgreenmrgreen

Acotaciones posteriores:

A lo que ayer escribí añado ahora otro enlace preocupante:
-Internet se llena (Internet podría llegar a colapsarse a finales del 2007 por el excesivo almacenamiento digital de datos, según un estudio).

viernes, 11 de mayo de 2007

Fotos al estilo "Atkinson" de Apple




Ustedes quizás no lo hayan conocido, pero, cuando las letras de los PCs eran de fósforo verde sobre fondo negro (¿como en "Matrix", no?) , los ordenadores Apple nos mostraban fotos en blanco y negro con un tramado especial, que llamamos "Atkinson", en honor del programador que creó maravillas como MacPaint o Hypercard. (En el blog thehardmenpath , lo explican mucho mejor que yo).

El caso es que encontré un programa para Mac, Hyperdither, que transforma nuestras imágenes al estilo Atkinson.

No me pude resistir a hacer algunas pruebas y ponerlas aquí.



martes, 8 de mayo de 2007

Shift Happens (la mejor presentación del mundo - Premio Slideshare)

Vía mi suscripción a Planeta Educativo, recibo este enlace a Ciberaulas donde nos presentan la que, parece, fue elegida mejor presentación del mundo Shift Happens (suceden cambios) en el World's Best Presentation Contest.

Yo no es que sea un amante de las presentaciones como paradigma de las nuevas tecnologías (más o menos me parecen el cartel del pregonero, o en más poético, de los contadores de cuentos o juglares del siglo XX y de principios del XXI) ni tampoco es que mi dominio de la lengua imperial sea excesivo (ya sé, de la española tampoco es mucho) , pero me llaman la atención las diapositivas 23 a la 26, que intento traducir (admito ayudas desinteresadas):

23 - Los 10 trabajos que serán más solicitados en 2010 aún no existen en el 2004.
(the top 10 in-demand jobs in 2010 did not exist in 2004)

24- preparamos actualmente a los estudiantes para trabajos que aún no existen...
(We are currently preparing students for jobs that don't yet exist ...)

25- donde usarán tecnologías que aún no se han inventado...
(using technologies that haven't been invented ...)

26- para resolver problemas que nosotros aún no sabemos cúales serán
(in order to solve problems we don't even know are problems yet)

Esto debería cambiar nuestras ideas sobre qué enseñar ...

¿o no, mejor seguimos así un par de siglos, minuto más o menos?

Fundamentales, instrumentales, troncales y comunes

Por si alguien no lo hubiese notado, a mí me gusta jugar con las palabras.
Me gusta jugar con mis hijos a decir palabras imposibles, combinadas, monosílabos, de idiomas inventados.
El mismo nombre de este blog vino de jugar con la palabra docente y sus variaciones sonoras y raíces antiguas.

Y no me vino mal. Llamarle Discentia me obliga a mirar desde otras perspectivas, desde el alumno, desde el otro lado del pupitre, desde el pasado latino, desde la humildad de un aprendiz.

Porque, eso sí lo habrán notado, yo no soy ningún sabio. Me equivoco a menudo, me atropello escribiendo, me contradigo, y las ligeras revisiones no me dan para encontrar mis errores, ortográficos, o peor aún, mentales.

Viene todo esto a cuento de fundamental y fundamentalista. Fijénse qué pareja: tan iguales y tan diferentes, de tan buena prensa una y tan desprestigiada la otra. Me viene a la cabeza especial y especialista. ¿Aquí los valores se invierten, no?

El otro día me dió por escribir: ...asignaturas llamadas instrumentales, o fundamentales, que yo suelo llamar "fundamentalistas". Fue una figura retórica, está claro que yo no las suelo llamar ni fundamentales ni fundamentalistas, de hecho apenas hablo con ellas, si son ... asignaturas!

Lo digo porque hoy recibí un comentario de un señor llamado Anónimo (Onésimo debe de ser, seguramente, ... las prisas...) que me escribe :
¡Fundamental las materias "fundamentalistas" para evitar redacciones como "...habían playas y barcos de pesca..."!

Ni que decir tiene que corregí como pude mi crimen de lesa dis-ortografía, aunque no puedo garantizar que la solución sea la correcta, ni que no vaya a cometer en el futuro crímenes semejantes u otros, como cuentas mal sumadas, o verbos ingleses mal transcritos.

Y debo advertir también que no publicaré comentarios de personajes con semejante nombre, Anónimo, que tanto se repite, y con semejantes preocupaciones, pues se me llenaría el blog de ogros, duendes y ortos (en el sentido argentino de la palabra), comas, comillas y signos de admiración, que poco aportarían a este modesto blog y que pueden encontrar su acomodo en otros foros más de su gusto.

Sean bienvenid@s en cambio, quienes desde posiciones contrarias o favorables, más sabias o más ligeras, quieran aportar sus opiniones o comentarios.

Y yo me pregunto: ¿Quién inventa estos adjetivos (fundamental, instrumental, troncal, común) y los aplica a esta o aquella materia?

domingo, 6 de mayo de 2007

Pedagogía de la muerte ¿otra asignatura pendiente?

Este fin de semana falleció el padre de una amiga. En principio me costó acudir a darle el pésame. Sólo me venían recuerdos de mi padre. Terminé asistiendo al entierro, entrando en un cementerio después de diez años,...me encontré torpe, inerte...

Dudaba yo, en principio, de la pertinencia de escribir este post aquí.
Porque ¿qué tiene que ver la muerte con un blog educativo, con los discentes, con los alumnos?
¿Y con la innovación educativa?

Pues quizás sí. Si se incluyese en la educación del futuro la enseñanza de los sentimientos, esa inteligencia emocional que tan de moda estuvo hace unos años, no como una mera clasificación fría o psicológica, sino como un entrenamiento en la captación, en la reflexión y en la expresión de los sentimientos, practicando aspectos como la empatía o el diálogo, quizás pudiesemos alcanzar esos objetivos que día a día parecen más lejanos: integrar al alumnado, motivarlo, mejorar sus conocimientos, educarlo para la vida.

Y para la muerte. Me sorprendió la visión de la muerte cercana que nos muestra Steve Jobs, CEO de Apple, en su charla a los estudiantes de una universidad americana, curiosamente titulada "una lección de vida", mostrada en el blog de Javier Úbeda.

Porque si en el buscador de Google escribimos pedagogía de la muerte encontraremos que ese concepto existe, aunque nos guste mirar para otro lado. Y encontraremos trabajos como los de Concepción Poch, o de Agustín de la Herrán que nos hablan de la ocultación de la muerte en nuestra sociedad, del mirar para otro lado, o callar cuando el momento llega, de la reducción a datos, números, porcentajes, de esas muertes diarias. Hemos establecido que es algo personal, familiar, ajeno, oculto a los demás. La enfermedad, la pena, la muerte no existen. Para nosotros son sólo números.

Por eso me sorprendo al encontrarme artículos como los de Antonio Estevan Los accidentes de automóvil: una matanza calculada donde se van desmontando los mitos que la industria automóvilistica y ciertos gobiernos nos cuentan acerca de las estadísticas, de la discutible inevitabilidad de los accidentes de tráfico y de la supuesta mayor seguridad de los vehículos más nuevos.

Resulta interesante comprobar que lo que aquí se toma como un recuento de víctimas "inevitables", en otros paises como Suecia, empieza a tratarse ya como una pandemia, y a tomar las medidas más lógicas, que pasan, pese a quien pese, a nuestros Fernandos Alonsos o Valentinos Rossis, a las industrias automovilísticas, y a nuestras autoridades, por la limitación de la velocidad y del uso del automóvil. Como antes las industrias del tabaco y la sociedad debieron asumir las muertes y enfermedades causadas, ahora deberá ser la industria del automóvil y la sociedad las que asuman un uso más racional en el transporte de personas.

Pero quizás me he alejado algo de mi inicio. ¿Serían estas palabras válidas para nuestros alumnos? ¿entraría esta materia en algún currículum? ¿Rescataríamos materias hoy casi olvidadas como la música, la plástica, el teatro, para ayudar a comprender o expresar los sentimientos ante la muerte?

Quizás debiéramos intentar volver al "Carpe Diem" del Club de los Poetas Muertos, enseñar a vivir como nos dijeron muchos, entre ellos Steve Jobs, como si mañana pudiera ser el último día de nuestra vida.

¿Nuevo Bachillerato?

(...) Nadie echa tampoco vino nuevo en odres viejos; de otro modo, el vino reventaría los odres y se echaría a perder tanto el vino como los odres; sino que el vino nuevo, en odres nuevos (Marcos, 2, 22-23).


Me llega a traves de la Brújula, la campaña que, desde Boulé y Libro de Notas, se está haciendo por un , dicen, "Nuevo Bachillerato".


Ya de por sí Bachillerato es palabra bien antigua, de raices latinas. Transcribo de esta página chilena de Etimologías:

BACHILLER

En la Edad Media, cuando alguien finalizaba los estudios se le coronaba de laurel, pero con un laurel que tuviera sus frutos, para simbolizar que había cuajado el fruto del estudio y el afán de aprender. Por eso se le llamaba "laureado con baya" que en latín era "baccalaureatus".


Pero lo nuevo vende, y vende bien. Basta cambiar la pintura, algún detalle, el formato, y nos venden lo viejo como nuevo, generalmente a mayor de precio (¡es nuevo!, te dicen).


Miedo me da cuando nos piden un "Nuevo Bachillerato", desde premisas como la ortografía, el abandono y las actitudes inadecuadas, por no hablar de "la identidad propia"(¿?).

Eso sí, categorizando las asignaturas en obligatorias, de modalidad y optativas, sin olvidar, claro, las asignaturas llamadas instrumentales, o fundamentales, que yo suelo llamar "fundamentalistas".
No encuentro nada nuevo en este Manifiesto, que ni siquiera nos deja opinar u aportar cosas. O te adhieres y lo difundes, o pasas, como si de la buena nueva se tratase.

Les recomiendo leer el libro de Elliot W. Eisner "procesos cognitivos y curriculum" (Ed.Martínez Roca), que analiza, entre otras cosas, los efectos del "retorno a lo básico" (matemáticas y lengua -inglés no les hace falta ;)- y poco más) en las escuelas norteamericanas.
Si aquí en España disponemos hoy de diez años (13 con la Educación Infantil) para enseñar estas materias instrumentales,.. ¿no será mejor, por una ... vez, dejar de pensar en el alumnado del siglo XX (o XIX), para empezar a pensar en el alumnado del siglo XXI?

Quede claro que yo pido un nuevo bachillerato, como también una nueva ESO, una nueva primaria y una nueva Universidad, pero desde la perspectiva de nuestra época y nuestros alumnos, no desde el mantenimiento de estructuras medievales en actitudes y conocimientos.


Y ahora que leo que Sarkozy (a mí me suena a enfermedad) , candidato a presidente en Francia, promete enterrar el Mayo del 68, yo me permito recordar que debajo del asfalto, aquí, en Las Palmas de Gran Canaria, había playas y barcos de pesca. ¿Qué hay debajo del de ustedes?

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
P.S.

No suelo añadir nada a mis entradas una vez consigo terminarlas (llevo sólo 25, soy bastante novato en bloguerías). A veces corrijo algo una redacción algo confusa, o alguna palabra descolocada, pero poco más.

Sin embargo, la magia de los Blogs (¡gracias, Montse!) hace que encontremos algunas joyas donde ves escrito lo que tú no fuiste capaz de expresar. No dejen de leer lo que escriben Boris Mir sobre el nuevo bachillerato y Montse Pedroche en Ampliemos el Bachillerato sin recortar la ESO . En otro registro, también interesante, escribe Mariano Fdez. Enguita en Defensa del cero. No cabe duda que veremos, en esta fiebre de reformas-maquillaje, medidas eufemísticas como la desaparición del cero y otras que no me atrevo a susurrar, no sea que las escuchen y estimen conveniente incluirlas.

Tan sólo terminar (espero) tras leer a Boris, matizando algo mi ... contundencia, fruto quizás de la escritura apresurada, o de mis 18 años de trabajo entre reformas más o menos "milagrosas". No me desdigo de lo escrito, pues al fin y al cabo, lo bueno de los blogs es que nos permiten mostrar y compartir nuestras opiniones, más o menos acertadas, pero sí que añado mi respeto y admiración por tod@s aquell@s que buscan soluciones y que se manifiestan en cualquier sentido sobre lo que hacen. Por desgracia, creo, un manifiesto, un libro de firmas, o una reforma consensuada para contentar a todos no suele ser la mejor solución para un edificio avejentado. Aunque sí podría ser un buen principio.

Saludos.