martes, 4 de septiembre de 2007

Pues resulta que había un ... BlogDay!

Y yo sin enterarme... y es que hay días para todo, hasta para los blog.

¿Y quién escogió la fecha,
31 de agosto, una islandesa, un alaskiano?


Lo digo por varias causas:


El clima
. Un día donde, normalmente y por estos pagos, no es aconsejable sentarse con el portátil cerca de cualquier parte del cuerpo, nuestra barriga veraniega llega a molestar sobremanera, y eso por no hablar de nuestra espalda y nuestro cuello, por fin recuperados, y desacostumbrados ya a la postura "bloguera".


El tiempo.
Día de desembalaje de maletas, revisión de fotos, despedida de nuestro uniforme veraniego, de neveras vacías, de papeles sobre la mesa,... poco tiempo, pues.


El ánimo.
Día de decidir si seguimos con esto de los blogs, o sacamos la caja de acuarelas, la novela que se nos quedó a medias, nos vemos los cuatro partidos diarios de fútbol, las tragedias del "corazón" comentadas en frívolas tertulias, o simplemente nos abandonamos al SPV (síndrome post-vacacional) exhalando todo nuestro repertorio de suspiros.


La tarea.
Porque encima, este día se les ocurre (me niego a copiarlo todo, léanlo ustedes mismos) que elijamos 5 blogs que nos hagan pensar (¡no 121, como tengo entre mis RSS favoritos, ni 50, ni 10, sino sólo 5 blogs!...). Como si uno fuera de Operación Blog, ... ¿y qué hago con los otros 116, qué les digo ahora, que se me olvidó, que no me dí cuenta, que el próximo año les voto?


Primero fueron
los premios Edublogs, ahora ésto,... luego se les ocurrirán los ÓscarBlogs, o lo que es peor, los anti-blogs, que pasa, ¿es que no tienen corazón? ¿no tienen otra cosa mejor que hacer?


Y yo, que escribía aquí para relajarme...

0 comentarios: